Sábado, Agosto 19, 2017
La trivial > Cine > THE PATRIOT, recomendación cinematográfica

THE PATRIOT, recomendación cinematográfica

THE PATRIOT

por Joan Montana

 

Pues si, como bien dice el título de la película, estamos delante de una obra que ensalza los valores y orígenes de lo que vendrían siendo los NORD americanos, los cuales luchan contra el colonialismo europeo. Podríamos pensar que estos “americanos libertadores de la patria” aparecen representados como víctimas del poder imperial, personificado en gente indeseables y de frío corazón –y efectivamente así es como lo muestra la película–, pero también, como veremos, hay una dualidad en lo que a los “nativos” se refiere.

 

La acción se sitúa en Carolina del Sud, durante el trascurso de la Revolución Americana o Revolución de las Trece Colonias para aquellos tikis-mikis de los matices lingüísticos e históricos –a los cuales admiro–. Aprovechemos, pues, para dar un poco de contexto al asunto: esta revolución, al igual que proceso de descolonización, fue el enfrentamiento entre las trece colonias británicas de América del Norte contra la metrópoli (Reino Unido) para conseguir la independencia – y ya está–.

 

A partir de aquí aparece un hombre, Benjamin Martin (Mel Gibson), el cual tiene un hijo mayor llamado Gabriel (Heath Ledger), que lucha contra los imperialistas ingleses para liberar las colonias. No es una trama muy complicada: el padre quiere vivir una vida tranquila y pacífica con su familia –tiene otros 5-6-7-8 hijos–, pero se ve obligado a tomar las armas cuando el Coronel William Tavington (Jason Isaacs) del ejército británico, por culpa de Gabriel, trae la guerra a su hogar. Este es un momento dramático, pero a partir de aquí nos damos cuenta de que el bueno de Benjamin ya tiene un cierto currículum de muerte sobre sus espaldas, pues los soldados lo reconocen por su pasado, incluso es “colega” de los generales –siempre en el entorno del bando “americano”–, el cual, junto con su hijo, dirigirán una milicia de hombres que se especializa en escaramuzas y saqueos para debilitar al ejército imperial, hasta el punto de convertirse en el enemigo público número uno para la corona, incluso se gana un apodo: “el fantasma”.

 

Aunque la ambientación de fondo es siempre el conflicto bélico entre las colonias y el Reino Unido, lo que de verdad nos cuenta la película es una historia de venganza, de sed de sangre, identificada en el personaje de Mel Gibson, al cual parece importarle poco el futuro de la guerra, solo anhela, egoístamente, la muerte del Coronel Tavington. Este late motiv para la lucha es completamente opuesto al de su hijo Gabriel, el cual está totalmente entregado a la causa e incluso puso en peligro la vida de su familia por ello. Es así como vemos en estos dos personajes las dos formas de entender esa guerra histórica, pues se podría hacer una distinción en dos grupos de la milicia capitaneada por Martin: el lado sanguinario y brutal representado por personajes violentos y llenos de odio, que buscan la aniquilación del enemigo para saciar su sed de sangre; y el lado comprometido y “cristiano” –literalmente son pueblerinos religiosos que se unen a la milicia– que lucha por la causa y por motivos nobles, para conseguir su libertad y contra la opresión de la metrópoli, haciendo total hincapié en la bondad y los valores cristianos que tanto gustan en América.

Incluso el amor juega un papel importante, ya que sirve de contraposición a los horrores de guerra y da esperanza y fuerza a los soldados, pero no solo eso, sino que también es el principal motivo por el cual muchos de estos milicianos han cogido las armas.

 

En la película no faltan los momentos épicos, enfrentamientos y batallas espectaculares, con sus exaltaciones patrióticas hacia la victoria; relaciones amorosas, familiares, de amistad, de camaradería; patriotismo; bromas y diálogos graciosos –los justos sin ser abusivos–; burlas hacia los franceses; patriotismo; incluso hay un poco de crítica anti-esclavista; y también algo de patriotismo, pero casi ni se nota.

 

Películas relacionadas:

  • Braveheart (1995)
  • Gladiator (2000)
  • We Were Soldiers (2002)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *