Lunes, Junio 26, 2017
La trivial > Política > Las dos Europas: las dos Ucranias

Las dos Europas: las dos Ucranias

Para entender el presente e intentar predecir el futuro de las naciones, es necesario comprender nuestro pasado histórico, analizar con detalle aquellos hechos sucedidos antaño y recopilar minuciosamente las fechas y eventos que han marcado nuestra memoria. Esta es la faena del historiador que mediante el materialismo histórico se da cuenta de las condiciones materiales y la lucha de clases son aquellas que determinan las condiciones históricas de su momento. En esta primera década del siglo XXI se presenta como la aparición de nuevos escenarios y de nuevos actores y nos resulta difícil comprender y predecir hacia dónde vamos. Parece que el viejo mundo no termine de irse y que lo nuevo, aún falte por llegar. Y en este breve lapso de tiempo, es cuando aparecen los monstruos. El siglo XXI es el siglo de la abundancia y a su vez, un siglo de contradicciones y de desigualdades marcadas por la situación socioeconómica de nuestro momento. El capitalismo ha cobrado sus formas más bárbaras y no duda siquiera en matar o en generar miseria para poder mantener su sistema que tantos dolores causa al género humano. Pero, ¿qué es lo que está pasando en Ucrania? A causa de la avalancha desinformativa de los mass media del capitalismo y de la división ideológica entre un bando u otro, estamos viendo como todo esto causa un revuelo en la sociedad occidental que no duda en atontar y frivolizar con ideas equivocadas y premisas erróneas sobre cómo van las cosas en Ucrania. Vemos como en este último mes han muerto aproximadamente 700 personas en intentar cruzar el Mediterráneo creyendo que encontrarían su estado del bienestar y que han muerto sin que los gobiernos europeos se hayan inmutado en ayudarlos. Como también murieron 147 personas en un atentado en una universidad de Kenia y los medios parecían más preocupados por Charlie Hebdo. Claro está que hay diferencias y que para las potencias hegemónicas les interesa más mantener su superestructura ideológica para no ver en peligro sus derechos. Qué importa si eran 700, 147 o miles de personas. ¿No son personas iguales que nosotros? Al fin y al cabo, nos creemos que quienes mandan en el mundo son las democracias, los electores, pero quien gobierna es el capitalismo sustentando por las oligarquías y monopolios y este no va a dudar en mentir y difamar si hace falta.

Como he señalado antes, deberíamos de remontarnos en el pasado para entender qué es Ucrania. Ucrania es una nación eslava situada en el este central de Europa, un punto estratégico, fértil, un país industrializado después de la guerra civil rusa y que se convirtió en el granero de la Europa del este. Ucrania ya en tiempos del imperio tzarista, ha sido una nación dominada por Rusia y más tarde con la Unión Soviética fue una de las repúblicas del entorno de Moscú. Esto es importante porque en Ucrania, como en muchos países del entorno de Rusia hay una gran población emigrada de origen ruso. La sociedad ucraniana es en gran parte rusa y vemos como gran parte de la población ucraniana se siente más rusa que ucraniana y la lengua dominante del país es el ruso, sobretodo en la parte del este (la más industrializada también). A causa de esto, es fácil entender a que se debe esta división de la población. La parte más reaccionaria, sobretodo la ultra-derecha europeísta vinculada al nacionalismo ucraniano, quieren deshacer su pasado ruso y unirse con la Europa de la Merkel y la OTAN. La otra parte, más tradicional eslava, quiere que Rusia les ayude y formar así un estado nuevo, la Nueva Rusia, rechazan a la Unión Europea y tienen más simpatía con el gobierno de Putin. Si bien es cierto que esta Nueva Rusia son las dos llamadas República Popular de Donestk y la República Popular de Lugansk, cabe decir que de popular tienen más bien poco, estas repúblicas pueden contar con el apoyo de una importante parte de la población, pero lo que es determinante, es como Rusia ha ayudado a que estos países prosperen y pueden afrontar una guerra civil como la que está sucediendo.

Ucrania es un pastel muy apetitoso para las potencias imperialistas. Es el centro de Europa, desemboca a la mar Negra y tiene buenos recursos naturales. La Unión Europea y la OTAN ven una forma de poder plantar cara a Rusia mediante Ucrania, instalando así bases militares y pudiendo perjudicar a los rusos controlando una zona geográfica óptima para la guerra. Rusia en cambio, considera como legítimo por su pasado en el dominio en Ucrania, por lo que como hemos visto, movilizaran si hace falta al ejército para reclamar lo que es suyo y como en Crimea usarán sufragios electorales para atribuirse el territorio. Pues bien, digo que ambas potencias, tanto el gobierno ruso como los gobiernos occidentales no son más que imperialismos enfrentados y que estos triunfan porque pisan los derechos humanos y porque su fuerza se basa en la violencia y en la explotación del hombre por el hombre. Las victorias militares son victorias sobre la muerte de inocentes y que no tiene nada de legítimo ni una parte ni la otra. Que por a o por b quienes son los perjudicados son los civiles en Ucrania como lo son los civiles y los trabajadores de todos los países donde el imperialismo ha asestado sus garras. La guerra en Ucrania es una guerra donde los que pierden son siempre los mismos y donde esto es beneficioso para los mercenarios y para las empresas de armamento y multinacionales que engrasan su maquinaria mediante la sangre de los trabajadores. Mi conclusión es que los trabajadores de todo el mundo no saben bien cuál es la realidad en Ucrania, nunca a ciencia cierta la podremos saber ya que es difícil a causa de la desinformación en los medios podernos hacer una idea correcta sobre la realidad actual. Pero lo que puedo afirmar es que este momento es cuando aparecen los monstruos, la ultra-derecha tradicionalista que no duda en matar a pro-rusos, socialistas, judíos y homosexuales; los mercenarios a sueldo del capital; los gobiernos títeres; esto es a causa de los desequilibrios del capitalismo que no duda en volver a generar guerra para poder tener un buen margen de beneficios. Los trabajadores de todos los países tienen que conocer bien esta realidad y saber que ni los rusos ni los europeos son la panacea de sus problemas, que estos problemas no son ajenos para la clase obrera sino una realidad y que no será mediante la lucha donde nos podremos emancipar de estos monstruos que oprimen al hombre. En Ucrania se está decidiendo el futuro de muchas cosas y debemos de estar alarmados de ello.

Pau Baraldés.

2 thoughts on “Las dos Europas: las dos Ucranias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *