Viernes, Junio 23, 2017
La trivial > Sin categoría > La crisis de las izquierdas y la nueva revolución industrial

La crisis de las izquierdas y la nueva revolución industrial

La crisis de las izquierdas y la nueva revolución industrial

¿Cómo pueden afectar los cambios tecnológicos a Podemos y al resto de las fuerzas progresistas del Viejo Continente?

26 J dejó un escenario de desánimo entre los militantes de Podemos e IU; las consecuencias de OXI fueron la rendición de Syriza y la implementación de un “rescate” aún más duro; Zapatero tuvo que plegarse a las condiciones alemanas…y podríamos continuar con los fracasos de diferentes gobiernos de izquierdas que ha habido en Europa durante los últimos años. ¿Cómo es posible que en siglo XXI los partidos socialdemócratas luchen contra su “pasokización” mientras la derecha gobierna los destrozos de una crisis provocada por el sistema económico creado por la revolución conservadora de los 70?

Se ha intentado responder esta cuestión desde muchos ámbitos, pero hay una posible respuesta que no se ha explorado demasiado: la izquierda fracasa cuando no logra analizar los cambios tecnológicos que afectan a la sociedad. Debido a ello se sigue promoviendo un relato ya desaparecido a pie de calle, se habla con un lenguaje que la población no reconoce como propio y el programa político refleja unos sueños pasados de difícil realización. El mismo error puede llevar a un programa económico que no atraiga a los votantes: sea por ser difícilmente aplicable y fácilmente criticable por los creadores de opinión pública o tan moderado que no crea ilusión alguna.

El fórum de Davos de este año puso el término de “Cuarta Revolución Industrial” en el foco del debate. Se considera que tras la revolución informática del siglo pasado los cambios tecnológicos actuales cómo nos llevan a un nuevo paradigma económico y social. Entre estos cambios tenemos que destacar la capacidad de recoger y almacenar una cantidad prácticamente infinita de datos; la posibilidad de analizarlos y crear algoritmos de aprendizaje mucho más funcionales que hace 20 años; una interconexión aún más barata que posibilitará crear ciudades inteligentes. El futuro de la energía es una red de energía limpia distribuida que permite vender y comprar a cada usuario según sus necesidades. Tampoco podemos olvidarnos de los drones, tanto militares como civiles, que podrán ayudar desde vinicultura hasta en el mantenimiento del orden público. Por último, la masiva robotización y digitalización disminuirá los costes de la producción y puede devolver las fábricas desde el Oriente al Occidente, cosa que tampoco garantiza la recuperación de empleos industriales.

¿Cómo se puede plantear una guerra de trincheras para conseguir una victoria cultural si no se prevén los cambios tecnológicos que están por venir? Los cambios serían mucho más duros que los actuales: podemos coger el sector del taxi como ejemplo. Entre los jóvenes, la empresa Uber está muy bien valorada, pero se pudo cerrar su negocio por vía judicial. ¿Cómo se podría parar una empresa de taxistas con licencia, pero con coches autónomos? Es un problema al que se tendrán que enfrentar todos los sectores, incluidos los profesionales “liberales” como podemos ver en uno de los gráficos del fórum de Davos:

gràfic

¿Cómo se pueden buscar soluciones para un problema aún hipotético y lejano? Asumiendo la necesidad de análisis y trabajo previo. Es necesario crear planes estatales de recolocación de personas que han trabajado toda la vida en sectores que no tienen futuro, aumentar y mejorar la investigación teórica y aplicada. Hay que huir de la lucha contra el futuro que representa tanto “el impuesto al sol” del Partido Popular como la lucha por mantener oligopolios anticuados y sectores improductivos.

One thought on “La crisis de las izquierdas y la nueva revolución industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *