Miércoles, Junio 28, 2017
La trivial > Poemas > La Arcadia

La Arcadia

La Arcadia

Llegaba nuestra barca entre las mareas

y las plácidas brisas del mar descendían,

el mar infinito, el brillante sol bañaba

la arena y las colinas lejanas

con suspiros de cal y olor de roca.

Nuestro barco zarpa hacia la ciudad luminosa

con la incertidumbre de un océano vacío,

de las noches sin estrellas.

Las corrientes fuertes, las tormentas pueblan

nuestro tortuoso camino,

esperando a la silenciosa Arcadia

que duerme inmóvil en sus archipiélagos

y en las valles donde vive el sátiro

y el pastor tranquilo.

La Arcadia que permanece tan lejana

y tan cercana para quien la busca.

Nuestros pies llegaron en tierras extrañas,

oímos lenguas ignotas, vimos lo que nuestros ojos

nos dieron, hasta llegar al fin,

a la Arcadia que los hombres esperan

que por ella viven y mueren.

Esto es todo lo que queda; mira,

por aquí también pisaron este suelo

otros que escribieron

sobre el tiempo, el sol y la espuma

y ahora el viento cruza las piedras vivas

por donde la salvaje hierba cubre

los olvidados nichos.

¿Dónde habrá ido tu voz sonora y fuerte?

Cuando el olvido llegó y pobló tu soledad

más humana y liviana,

¿estos arcos caídos y nichos

quedaron contigo, Arcadia?

Allá donde canta en la rama el jilguero

y en el eco de la cueva resuena,

en las altas columnas que sostienen el cielo infinito

y en ásperas montañas desiertas y nevadas,

te vieron morir, Arcadia.

En las playas donde las olas golpean

las islas esmeraldas de blancos palacios,

en las plazas sosegadas que esperan al árabe consternado,

en las murallas que pelea el griego y el turco ensangrentado,

te vieron morir Arcadia.

Por qué camino andará tu cometido,

en las peñas donde aquellos que ignoran

esperando el gran sol resplandeciente

ponerse en la frente la última hora acaecida.

Y allí quedarás siempre inmóvil y perdida,

la bella, la triste Arcadia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *