Sábado, Agosto 19, 2017
La trivial > Entrevistas > José Enrique Ema: En política tiene que haber exactamente lo mismo que tenían los músicos de jazz cuando improvisando eran capaces de crear algo nuevo en cada concierto en directo

José Enrique Ema: En política tiene que haber exactamente lo mismo que tenían los músicos de jazz cuando improvisando eran capaces de crear algo nuevo en cada concierto en directo

Lo difícil no es aceptar nuestra vulnerabilidad, que no somos omnipotentes y que no podemos con todo (algo de lo que tenemos noticia habitualmente). Lo verdaderamente complicado es hacerse cargo de que a veces somos capaces de todo, que una intensidad infinita parasita y desborda nuestra finitud y no podemos quitárnosla de encima diciéndonos que es sólo una ficción construida. Que la verdad tenga estructura de ficción no permite evitar que hable apasionadamente en nuestro cuerpo descuidando incluso cualquier equilibrio apaciguador o placentero. Y no se trata tanto de escucharla para hacerse un saber, sino de construir sus consecuencias para hacerse un sujeto.

Esto escribía José Enrique Ema en un blog llamado Trazo freudiano; el texto se titula “De amor y política”. Aquí tenemos con nosotros ni más ni menos que su propio autor, profesor de psicología social en la Universidad de Castilla La Mancha y también estudiante fervoroso de Jacques Lacan.

(Pincha el siguiente enlace si prefieres escuchar el audio:https://goo.gl/46He2e).

EP: Dices que la verdad habla apasionadamente en nuestro cuerpo y también que lo verdaderamente complicado es hacerse cargo de que a veces somos capaces de todo. ¿Crees de verdad que el ser humano es capaz de todo si construye consecuencias de lo que uno es para la creación de un propio sujeto?

 JEE: Sí. Sí lo creo. Esas palabras están planteadas en relación a ese estado de opinión de nuestro tiempo que dice que no se pueden cambiar las cosas, que el mundo es como es y no puede ser de otra manera. Cuando además también se nos advierte: “cuidado con aspirar a cambiarlo todo porque esto nos lleva irremediablemente al totalitarismo”. Frente a estas dos opciones, la opción del totalitarismo o la opción del todo sigue igual, hay que defender que cabe la posibilidad de cambiar radicalmente la situación sin caer en el totalitarismo. Esta es la apuesta: un cambio democrático, un cambio en manos de la gente, un cambio profundo y radical de la situación que aprenda de los errores del pasado de algunas experiencias políticas.

 EP: Quizás alejándome un poco del tema, pero compartiendo contigo una reflexión mía, creo que un sujeto con capacidad no es lo mismo que un sujeto con disposición, en tanto que capacidad requiere de disposición, pero disposición no requiere de capacidad. ¿Qué opinas tú de ello?

 JEE: ¿En qué sentido? ¿Cómo diferencias disposición de capacidad?

 EP: Es decir, capacidad en tanto que alguien tiene la habilidad o tiene el talento para hacer alguna cosa y sin embargo la disposición es el querer hacerla.

 JEE: Creo que la capacidad no está antes de la propia práctica. Se crea, se construye en la propia práctica y ahí estoy totalmente de acuerdo con tu idea de disposición. Para lanzarte a esa práctica política transformadora tiene que haber una disposición. Una disposición que sepa algo de las condiciones reales del mundo y de tus propias posibilidades. Que sea capaz de conectar esa voluntad de cambio con lo que hay de manera realista. Entonces, sí. A la capacidad hay que añadirle la voluntad, la creencia, el gesto subjetivo de comprometerse con lo que hay.

 EP: José Enrique, tratemos un poco lo que fueron las elecciones. ¿Qué esperabas que pasaría con Podemos antes de saber los resultados electorales y qué crees que pasará ahora que ya se saben?

 JEE: Bueno, ya estamos en el momento real en el que ya se saben, ¿no? (risas). Los resultados han sorprendido a mucha gente y ahora estamos en un momento en el que Podemos está mostrando altura de estado y responsabilidad con el gobierno real. Ya no es el momento previo a las elecciones de presentar intenciones, por muy oportunas que sean, es el momento de participar en las instituciones directamente, desde el parlamento y desde el senado. Creo que se va a ver que efectivamente Podemos es una opción viable de cambio. Un poco en las coordenadas que comentaba antes: una opción que aspira a que cambien las cosas de verdad, no a ser una componenda que ponga un parche en la realidad.

 EP: Claro. De hecho una de las opciones por las que apuesta Podemos son las Moradas y ayer (26 de diciembre del 2015) precisamente estuviste en La Morada de Arganzuela para hablar un poco de política, música y jazz. En tu Facebook personal invitabas a la gente para que asistiera y explicabas una relación muy interesante entre la improvisación en el jazz y la transformación en la política. ¿Cuánta improvisación de jazz debe tener un nuevo proyecto de país para poder ser emancipador y hegemónico?

 JEE: En el sentido que la definía, toda. Es verdad que el uso cotidiano del término improvisación se refiere o señala más la idea de hacer algo sin saber muy bien lo que estás haciendo. Pero yo defendía que precisamente la improvisación es una suerte de “invención situada” con una intención que ocurre en una situación concreta, que mira realistamente a ella, pero que sabe que con las coordenadas de la situación no es suficiente. En política tiene que haber algo de esta disposición al cambio, de este arriesgarse a inventar y construir algo nuevo, que es exactamente lo mismo que tenían los músicos de jazz cuando, con una formación musical profunda, conociendo la estructura de un tema y los juegos y las posibilidades de la música, eran capaces de crear algo nuevo en cada grabación, en cada concierto en directo. Esta idea de improvisación me parece muy fértil también para pensar la política. Tenemos que saber de las condiciones reales, que hay condiciones que nos condicionan pero que no nos determinan, pero que queremos cambiar a partir de ellas y que, teniéndolas en cuenta, somos capaces de desplazarlas un paso más allá para inventar algo nuevo.

 EP: A mí lo que más me gustaba por ejemplo de ese texto era esa relación de que un músico de jazz cuando improvisa, claro que improvisa y está creando algo nuevo, pero siempre teniendo en cuenta de lo que viene detrás. Es decir, si toca una pieza, por mucho que improvise, siempre estará tocando en un mismo compás, en un mismo ritmo o algo que no sea tan distinto, pero sin embargo está creando algo nuevo. Eso es lo interesante. Leía esa relación en cuanto a Podemos que intenta crear algo nuevo, pero teniendo en cuenta las circunstancias de las que se viene para poder abrir horizontes.

 JEE: Sí, efectivamente, y como comentabas, en relación a tu pregunta anterior, yo creo que ahí está la clave de lo que es una construcción hegemónica. Desde luego aspira a proponer para todos algo nuevo, pero a la vez está conectando de manera situada con lo que hay en la realidad. Esta imagen, esta posibilidad de relacionar la improvisación del jazz con la hegemonía me parece útil para pensar la política hoy.

 EP: A ver, cambiamos un poco de tema. Se reabre el caso de Guillermo Zapata por segunda vez. Ahora viene una pregunta un poco extraña. ¿Qué diría Jacques Lacan sobre una situación tan grotesca como esta, en la que se juzga a una persona por hacer un tweet mientras que los corruptos que han hundido este país han pasado las navidades en casa bien tranquilitos?

 JEE: (Risas) La verdad es que me cuesta mucho responder a lo que diría Lacan porque él tenía un punto de provocador, con rigor desde luego, que hacía que cualquier intervención fuera imprevisible. Pero ya en serio, creo que se ve muy claramente que hay una intención en utilizar una cuestión que tiene no tiene recorrido jurídico para debilitar un proyecto político. Lo leo únicamente como una desafortunada estrategia más en una batalla política en la que se utilizan estas malas artes, cuando no hay argumentos jurídicos que permitan seguir atacando un proyecto político de este modo. No tiene más recorrido que éste desde mi punto de vista.

 EP: Podemos es la tercera fuerza política en este país en votos y en escaños y sin embargo es el partido político con más mujeres en las instituciones. ¿Cuán importante es hacer mucho bombo de datos tan transformadores como estos?

 JEE: En Podemos sabemos que tenemos que luchar también con herramientas que no son las que nosotros hemos elegido y que hay un peso en nuestra sociedad contemporánea de los medios de comunicación que nos obliga a estar en el terreno de la información, del hacer públicas las cosas que ocurren. Sabemos que ocurren al margen de que se cuenten o no se cuenten, pero que si se cuentan, pueden tener también una repercusión sobre la posibilidad de que ocurran otras. Entonces pienso que los datos hay que contarlos bien y que hay que utilizar esta estrategia comunicativa al servicio de lo importante: la posibilidad de cambiar en profundidad jugando un poco con las coordenadas de lo que hay. La participación en los medios de comunicación y el “bombo” a los resultados conseguidos, utilizando tus términos, son una herramienta más que, si se pone al servicio de este cambio profundo que queremos, puede resultar útil.

 EP: Por ejemplo, una pregunta de breve respuesta. ¿Qué opinas sobre las tres reinas magas que propone Manuela Carmena? Esperanza Aguirre cree que proponer esto, literalmente, es una parida…

 JEE: (Risas) Bueno, me parece muy bien, pienso que hacer política es también cambiar los imaginarios, aunque no solamente, y creo que se están cambiando también en relación a la presencia pública de las mujeres y esto me parece importante. Me parece un acierto esta iniciativa.

 EP: ¿Cómo hubiera sido la campaña si Carmena hubiera ayudado un poco en los mítines y en las charlas que se hicieron a lo largo de las dos semanas de campaña?

 JEE: Pienso que habría sido básicamente igual. Ella desde luego tiene muchas cualidades que aportar y una proyección pública importante, pero creo que su manera de apoyar, que ha sido muy eficaz, es la de la gestión del día a día y la de demostrar que, en las instituciones, trabajando por la ciudadanía se consiguen cosas de manera efectiva. Creo que este ha sido el mejor apoyo.

 EP: José Enrique llegamos ya a la última pregunta. ¿Qué significa para ti que intelectuales como Jorge Alemán, Chantal Mouffe e incluso el joven Owen Jones estén a favor del movimiento político que es Podemos?

 JEE: Me parece muy importante y muy interesante porque considero que un cambio político es también un cambio en las maneras de pensar, pensarnos, y de mirar y entender la realidad. Y figuras que tienen una cierta repercusión y una cierta capacidad para proponer otros modos de hacerlo deben de estar también al lado de los procesos políticos. Que el pensamiento y la teoría no deben estar separados de la transformación política real. Creo que esto, lejos de hacer de la política una tarea elitista o algo que está solo en manos de expertos, precisamente lo que permite es dar la posibilidad de que todos, cualquiera, pensemos también y nos tomemos la política no solamente como una intervención sobre las correlaciones de fuerzas concretas, sino también como una transformación sobre la manera que tenemos de mirar al mundo. Me parece que hay una alianza ahí, que se está explorando en Podemos, muy interesante, con todo este hincapié que hacemos, por ejemplo, con nuestra revista: “La Circular”, y con otras publicaciones, con los textos de prensa, incluso con los comentarios en redes. Todo va en esta línea que me parece necesaria y muy positiva. Hay que seguir por ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *