domingo, octubre 22, 2017
La trivial > Sin categoría > Empieza lo bueno

Empieza lo bueno

Por Alex Olalde Loureda

Ya han pasado. Las elecciones que estaban llamadas a ser las más imprevisibles de la democracia y las primeras en las que había cuatro fuerzas que, a priori, podían ser las más votadas. Estas elecciones han dejado ya un panorama totalmente desconocido para los españoles, a la par que esperanzador. Esperanzador porque de una vez por todas podemos asegurar que el bipartidismo se ha desmoronado, dejando un hueco a dos fuerzas emergentes que han entrado con empuje en el parlamento.

El resultado de estas elecciones se viene fraguando desde hace más de 4 años. El 15 de mayo de 2011 una nueva voz de indignación y de cambio tronó en la puerta del sol de Madrid, y fue la chispa que encendió el momento instituyente que ahora mismo vivimos, y no anda desencaminado Pablo Iglesias cuando habla de una nueva transición, que se inició con los indignados y que ha conseguido canalizarse a través de Podemos. Sin embargo los partidos que se han turnado en España en los últimos 40 años no han sabido adaptarse a estos nuevos tiempos, y aunque siguen ganando en votos, pierden votantes que se cuentan en millones cada vez que se abren las urnas.

Ante este escenario que se planteaba, como Podemos como única alternativa al bipartidismo y catalizador de ese momento instituyente, los poderes económicos impulsaron un nuevo partido, Ciudadanos, que con aires de cambio, viene a representar de nuevo a las oligarquías poderosas de España, como elemento neutralizador del verdadero cambio, que representa Podemos y al que tanto temen aquellos que se han aprovechado de España y de sus gentes en las últimas décadas. Los medios, también controlados por estos poderes, llegaron a dar a Ciudadanos con los sondeos, un segundo lugar en votos (cosa que pasadas las elecciones se demostró como una manipulación de nuevo en favor de este partido).

El caso es que nos encontramos ante un parlamento, donde la posición más complicada la tiene el PSOE, que pese a tener 90 escaños, está en una tesitura muy complicada. El PSOE ahora mismo tiene dos opciones posibles de cara a los posibles pactos. Una gran coalición con la derecha del PP, o votar siempre NO a la investidura de Rajoy e intentar formar gobierno por su parte, en el primer caso se pondría de manifiesto aquello que proclama Pablo Iglesias de que los dos grandes partidos son lo mismo en su esencia. En el segundo escenario, todas las formaciones políticas atacarían al PSOE por no garantizar la estabilidad y ‘anteponer sus intereses a los de la mayoría’.

Está claro que las elecciones serán antes de 4 años, no sé si en unos meses o en uno o dos años, pero las elecciones se repetirán, y creo que ese será el momento de cerrar el momento instituyente y de culminar el proceso iniciado en mayo del 2011 y poner por fin las instituciones al servicio de la gente.

La campaña electoral ha sido ilusionante, y los equipos de campaña le hemos quitado tiempo a los amigos, a la familia, a las aficiones… Llega la navidad y es el momento de reflexionar y de recuperar las fuerzas perdidas en la campaña y prepararse para el año 2016 que se presupone vertiginoso en lo político para España y esperemos que también para una Europa que está despertando al ritmo que lo lleva haciendo España en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *