Sábado, Agosto 19, 2017
La trivial > Entrevistas > Cuestionario a Marta Caparrós sobre sus “Filtraciones”

Cuestionario a Marta Caparrós sobre sus “Filtraciones”

Podríamos haber intentado entrevistar a la autora. Podríamos haber intentado escribir la reseña más acurada. Sin embargo, nada de esto hubiera sido mejor que lo que viene a continuación. El objeto de análisis en las siguientes líneas es “Filtraciones”, primer libro publicado de Marta Caparrós. Si lo que nos gusta de las autoras y los autores es leerles, ¿qué mejor que mandarles unas cuantas preguntas y que las respondan con la virtud de su escritura? Esto es lo que hemos hecho con Caparrós, alguien tan atenta y amable, como fascinante. Lo de atenta y amable por el trato con nosotras y nosotros. Lo de fascinante por su primer libro (¡y que no sea el último!) y por sus respuestas. ¿Las siguientes líneas? Por ella.

  • ¿De dónde y en qué momento surge en tu mente la estructura del libro? ¿Cuándo empieza a tomar forma?

Empecé a escribir el libro pensando que se trataría una recopilación de cuentos breves cuyo nexo de unión sería el escenario de la crisis. Sin embargo, el primer relato terminado quedó más próximo a la novela corta que al cuento. No me forcé a que el resto fueran similares en extensión, pero el segundo también se alargó, creo que por mi afán de desarrollar psicológicamente a los personajes. Con esos dos relatos largos en la mano empecé a vislumbrar que el proyecto podía dar cabida como máximo a cinco historias. Finalmente fueron cuatro. En cuanto al orden, no respeté la cronología de escritura. Traté de que la disposición fuera la más adecuada para conseguir que el lector quisiese seguir leyendo.

  • ¿Cuáles crees que son los libros que más te han influenciado para conseguir escribir Filtraciones?

En general no somos conscientes de nuestras influencias, pero supongo que a fuerza de leer a ciertos autores a los que admiramos, queremos pensar que dejarán algún poso en nuestra escritura. En cuanto al género de la nouvelle y el relato, fueron importantes para mí libros como “Secretos a voces” y “El amor de una mujer generosa”, de Alice Munro;  “Sur y Bene”, de Adelaida García Morales; “Dublineses”, de James Joyce; “Tierra desacostumbrada”, de Jhumpa Lahiri; “La recta intención” y “Ha dejado de llover”, de Andrés Barba; “Amarillo”, de Félix Romeo; “Las voces de la noche”, de Natalia Ginzburg, y los cuentos de John Cheever y de Anton Chejov.  En cuanto al tratamiento social desde lo íntimo, “Vía revolucionaria”, de Richard Yates. También fue revelador el ensayo “La corrosión del carácter”, de Richard Sennett.

  • ¿Qué reseña de tu libro recuerdas con especial aprecio?

La que publicó el escritor Santi Fernández Patón para la edición española de la revista “Buen Salvaje”. Es una reseña muy extensa, muy cuidada y que habla en términos muy positivos del libro. Viene además de un autor al que he leído y admiro.

  • ¿A quién NO recomendarías Filtraciones?

A los lectores que rechacen un estilo algo neutro, contenido y con pocos alardes. Y a quienes tengan alergia a la narrativa algo clásica. “Filtraciones” no es para los amantes de la experimentación extrema. Esto no quiere decir que yo como lectora sea una reaccionaria. Admiro muchísimo a quienes arriesgan y creo que tienen el enorme privilegio de ser genuinamente contemporáneos. Por el momento es un camino que yo no he explotado suficientemente. Como dice Elvira Navarro, uno no es el escritor que quiere ser, sino el que puede ser.

“Filtraciones” también va contraindicado para quienes se sientan horrorizados ante el reflejo social en un libro. Absténganse especialmente los que abominan del realismo.

  • ¿Qué parte es la que menos te gusta del libro?

Más que una parte, quizás lo que me gusta menos del libro es su homogeneidad. Las historias guardan una unidad en voz, tono, estilo y temática. Por un lado es una gran virtud, pero por otra, es su talón de Aquiles. Hubiese sido interesante que alguno de los relatos explorase un camino nuevo, quizás más libre. Es lo que ocurre en los libros de la genial Alice Munro. Dentro de que ninguna de sus narraciones es convencional, la gran mayoría son bastante transparentes. Pero en casi todos sus libros hay un relato especialmente hermético y raro. Una maravilla.

  • ¿Te gusta releerte?

Nunca.  Después de entregar las últimas pruebas a la editorial, no he abierto el libro y no creo que lo haga.

  • ¿Por qué Filtraciones es el título del libro?

Tardé bastante en dar con el título. Tenía una lista, y todos resultaban demasiado explícitos, algo tristes y graves. Al final opté por tomar el título de una de las nouvelles, que era sugerente, misterioso, y que además expresaba muchas cosas. “Filtraciones” remite a un problema de goteras que sufren en su piso los protagonistas del cuento así titulado. Pero esas goteras también hablan, a un nivel metafórico, de la penetración en el espacio íntimo de problemas sociales como el desempleo y la precariedad. Y también de la mancha imborrable de los traumas pasados, de las relaciones que arrastran rencores y silencios. Al principio el título no me entusiasmaba porque me resultaba algo frío, y además, daba lugar a cierta confusión, pues si bien mi libro es muy intimista, podría pensarse que se trataba de una obra sobre espionaje, revelaciones políticas  o Wikileaks. Pero luego llegué a la conclusión de que era un acierto. Dice el escritor Chus Fernández que un buen título es aquel que expresa no sólo la metáfora del libro, sino también del proceso bajo el cual se escribió. Y yo escribí las nouvelles dejando que todo se filtrara: mis deseos de hacer una obra íntima y al mismo tiempo social, donde cupiera mi mundo propio y también el de otros, jugando a la mezcla y bajo el influjo de todo tipo de influencias y fuerzas, las mismas que someten y condicionan a los personajes. Creo que el proceso metafórico se cerró con el diseño de la portada, en el que se expresa con mucha sencillez, a través únicamente de las letras, el concepto con el que se juega: lo que penetra, lo que tira para abajo, lo que nos atraviesa sin que podamos evitarlo.

  • ¿Cuál es el mejor elogio y cuál es la crítica más feroz que hayas tenido respecto a tú libro?

El mejor elogio es que es un libro cercano a la vida.  ¿Cómo es un libro cercano a la vida? ¿Acaso no lo son todos? Es algo muy complicado de explicar. Para mí, por el tipo de lecturas por las que me inclino, y por la fascinación que me produce lo más cotidiano, es lo máximo a lo que se puede aspirar en la escritura: captar lo más sencillo y a la vez lo más complejo, la vida misma.La crítica más dura que he recibido va en relación al tradicionalismo. Un crítico dijo que era un libro demasiado pactista y socialdemócrata, haciendo la comparación en clave de humor con el momento político actual. Me produce temor ser demasiado clásica, pero no es algo que me quite el sueño, y además, creo que “Filtraciones”, dentro de su corrección, es un libro de su tiempo. Al final, uno no puede evitar escribir como le sale. Por otro lado, creo que la escritura está en permanente proceso de cambio.

  • Actualmente debe de haber muchos relatos en tu mente ¿hay también los cementos de algún futuro libro?

Soy supersticiosa y prefiero no hablar de proyectos que no estén muy encaminados. Ojalá la escritura siga dándome alegrías.

  • ¿Qué le pedirías a alguien que ya ha leído Filtraciones?

Que me contase qué le ha gustado y qué no. También aprovecharía para conocer sus impresiones sobre ciertos personajes y sobre el final de las historias. Sabía que los finales eran bastante ambiguos, pero me está dejando sorprendida que al parecer lo son aún más de lo que pensaba, pues de un mismo desenlace los lectores con los que he podido comentar sacan a menudo conclusiones muy diferentes. También aprovecharía para conocer su impresión en líneas generales sobre el retrato de los géneros que en el libro se hace. Creía que era un libro no especialmente feminista, pero mucha gente me sorprende con la lectura contraria. Por último, si le ha gustado, al lector de “Filtraciones” le pediría que regalase o prestase el libro. El boca a boca es esencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *