sábado, julio 21, 2018
La trivial > Opinión y Ensayo > C Tangana es el perfecto sujeto neoliberal VS Yung Beef reclamando un cambio social real

C Tangana es el perfecto sujeto neoliberal VS Yung Beef reclamando un cambio social real

Por Marta Toro

 

En la entrevista del Opening Press Conference[1] (ergo entrevista a famosos para hacer propaganda al inicio del primavera sound pero lo decimos en inglés que vende más) se ha entrevistado a C Tangana, Bad Gyal y Yung Beef. Sin duda una entrevista que no tiene desperdicio y de la que se aprovecha todo, igual que del cerdo. Para empezar, vemos al C Tangana habitual; el genio que sabe aprovecharse del sistema capitalista para vivir mejor que nadie, porque el decidió que su vida “de esclavo” no era suficiente para él. El artista ya nos tiene acostumbrados a su imagen de creador de un producto musical y que a través de este entra en el mercado. Él es lo que el público quiere. Al principio suena divertido esa especie de genio que se crea entorno a su figura, la idea de la persona que es suficientemente inteligente como para entrar en el mercado de la música enriqueciéndose a costa del propio sistema, al mismo tiempo que le hace la trampa y puede crear su propio arte. La cosa deja de tener gracia cuando la posición política que defiende es la de un individualismo reaccionario, en que se entiende y se muestra a sí mismo como el empresario de sí mismo, legitimando todo un sistema neoliberal que nos jode la vida a la mayoría.

El empresario de sí es un concepto básico de los nuevos sujetos neoliberales y aparece en el paso de la sociedad disciplinar a la sociedad de control. En este impase la autoridad se traslada de una fuerza externa que disciplina los sujetos a el propio sujeto como autodisciplinador. Este rasgo central de las sociedades de control acaba siendo que en ellas se gobiernan la subjetividad constitutiva de los sujetos “libres” trasladando la obligación externa a la interna (Jódar&Gómez,2017)[2]. Es decir, el tirano ya no es el sistema sino nosotros mismos, porque en el caso del fracaso, por ejemplo, no perdemos por un sistema que no nos da trabajo, sino que estamos en paro porque no sabemos emprender nuevas iniciativas. Lo que el Nega ya cantaba hace tiempo; ya no hay pobres solo hay losers.  En este panorama “La regulación social pasa a ser un asunto vinculado con el deseo de cada individuo de dirigir su propia conducta con el fin de lograr la maximización de su existencia” (Jódar&Gómez,2017).

Y Tangana es el perfecto ejemplo, hay que hacer siempre más pasta, y con el aura de genio que se ha creado a su alrededor da a entender que si eres lo suficientemente inteligente puedes hacerlo.

En realidad, pasa a ser ese empresario de su propio yo en los que se valora es su autonomía responsable y su capacidad para estar siempre preparados para el cambio en la Industria musical. ¡Me imagino a cualquier pseudipsicólogo experto en coaching relamiéndose solo de escuchar a Tangana y ponerlo como el ejemplo perfecto del Just Do it, porque si él pudo dejar de ser esclavo tú también, solo tienes que ser responsable con tu posición! Al final el si quieres puedes solo reproduce la idea meritocracia de aquellos que más se esfuerzan son los que disfrutan de una posición social más cómoda. Como si los sujetos sociales flotaran en el espacio y no estuvieran totalmente atravesados por las condiciones materiales y las relaciones sociales que establecen con los individuos de su alrededor.

Y es en este individualismo pesimista en la manera de entenderse tanto a sí mismo como la Industria es la que le lleva a chocar frontalmente con Yung Beef,  en el que directamente le dice “yo no quiero una industria de la que dependamos de gente de etiqueta, de hijos de puta (…) Yo quiero una industria que dependa de nosotros, de gente que le gusta la música” porque a él lo que le interesa no es asumir la imposibilidad de luchar contra las multinacionales sino de hacer suyo y de la gente el género musical.  No asume una noción póstuma, que en palabras de Garcés seria asumir la imposibilidad de cambio social en un mundo dominado por el mal, porque para él “no hay que tener miedo a las multinacionales porque me comen los huevos”. En esta misma frase hay un grito de esperanza, de posibilidad de cambio. Y todo esto lo recoge en su ironía cuando muestra lo absurdo del sistema capitalista diciendo que las peores canciones se las ha dado a Sony y han tenido muchísimas reproducciones, no porque la gente sea idiota y consuma mal, sino porque esta pagado. El sistema no es inquebrantable, por el contrario, satirizándolo de este modo es que emana su fragilidad.

Las estrategias de lucha de C Tangana y Yung Beef no son por casualidad, de donde vienen y donde han crecido, sus espacios de socialización, sus expectativas y les llevan a lugares políticos opuestos, y es que el mismo Yung Beef lo dice, “Todos tenemos que cobrar igual (…) no sé porque lo defiendo hermano, lo tengo dentro”, esa visceralidad de buscar justicia social que sale de esa vivencia misma de la posición social de la que partes. Esas condiciones de vida que juntamente con espacios de socialización, con largos ratos hablando con colegas, te han llevado a creer en el cambio social desde lo colectivo. Porque lo intolerable cuando sabes qué es la pobreza y tienes la capacidad de pensarla y no solo vivirla, es asumir que es imposible de cambiarla estructuralmente más allá de si tienes la suficiente fuerza de “voluntad” para cambiar tu propia posición. El reclamo de dignidad de Yung Beef está en “Yo creo que tenemos mucho más poder nosotros que ellos. Vente al sindicato de nosotros porque lo que no voy a hacer es pensar que esto va a quedarse así para siempre”.  Y aunque Tangana de manera muy acertada conteste que contra el capital hay que coger las mismas armas que usa, sin duda lo que no puedes hacer es convertirte en lo que el capital quiere, porque sin una estrategia colectiva de cambio solo eres una pieza más del sistema, por más que lo maquilles de personalidad e inteligencia, porque al fin y al cabo ¿qué tiene de revolucionario decir que te sirves de las armas del sistema contra el sí solo reproduces la ideología dominante? Porque la teoría o las grandes palabras no sirven si no las ponemos al servicio de la practica colectiva emancipadora y en esta entrevista sin duda los sentimientos más viscerales de Beef son los que mejor reflejan como en la propia práctica hay una teoría viva que nos llevará al cambio real.

 

 

 

 

 

[1] Video Openin Press Conference with Yung Beef. Bad Gyal, C.Tangana. Alicia Álvarez: https://www.youtube.com/watch?v=94weDwt5Irk

[2] Jódar, F. y Gómez, L. (enero-marzo de 2007). Educación posdisciplinaria, formación de nuevas subjetividades y gubernamentalidad neoliberal. Herramientas conceptuales para un análisis del presente. Revista Mexicana  de Investigación Educativa, (32), p. 381-404.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *