Viernes, Junio 23, 2017
La trivial > Sin categoría > España mira la paja en ojo ajeno

España mira la paja en ojo ajeno

España mira la paja en ojo ajeno

Primeramente, como Nacional hispano-ecuatoriano extiendo un abrazo y todo el apoyo a mis compatriotas afectados por el sismo ocurrido el pasado sábado 16 de abril, cuyas consecuencias fueron muy devastadoras tanto en vidas humanas como materiales.

A colación de lo sucedido no podemos dejar el análisis regional de lado, este año 2016 viene cargado de mucha dureza para los países del ALBA. A los reveces electorales, económicos, injerencistas, etc. se suma el azote de la naturaleza. Naciones que han logrado profundos avances en muchos campos sociales, parecen marcadas por el destino a no conquistar el bienestar y la equidad tan anhelada, pero quizá hoy más que nunca debemos hacernos eco de lo que decía en aquellos tiempos Simón Bolívar: “si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos, que nos obedezca”.

Y no es precisamente la naturaleza la que nos ha traído las peores desgracias. A la injerencia y boicot que afronta Venezuela, ahora se suma el golpe parlamentario que enfrenta Dilma Rousseff en Brasil, sin olvidarnos de la agresión permanente y continua a Ecuador, Bolivia, Nicaragua, etc.

Llama la atención el papel que están prestando distintos medios de comunicación que desde España se suman a la gran campaña internacional de ataque y desprestigio que enfrenta la hermana República de Venezuela; el eco mediático y la distorsión que emiten varios políticos de distintas formaciones es vergonzoso. Es muy lamentable que este juego sucio pretenda desviar la atención del espectador y se convierta en una cortina de humo en los múltiples debates que se realizan en los platós de televisión. Máxime cuando el Tribunal Supremo ya archivó la denuncia que pretendía vincular la supuesta financiación ilegal a Podemos a través de Irán o Venezuela. Sin embargo, muchos contertulios que defienden las posturas desastrosas de la derecha rancia y reaccionaria parece que no se enteran o no se quieren enterar y siguen repitiendo como una letanía aburrida y cansona en los medios de comunicación, quizá es bueno hacer un poco de reflexión e intentar mirar más allá de lo que nos quieren hacer creer.

Se aprovecha la contienda electoral para arremeter contra el gobierno de Nicolás Maduro, critican la paja en ojo ajeno y se olvidan de a biga que tienen en el suyo propio.

Me pregunto por qué el interés tan obstinado que tienen personajes como Felipe Gonzalez, José María Aznar, Albert Rivera y otros, en defender causas ajenas y extraterritoriales en una posición marcadamente injerencista, tal cual hace la vecina chismosa metiéndose en los conflictos domésticos, al puro estilo de la vieja del visillo, hablan sandeces y pronuncian cada barbaridad que en lo personal no podemos más que sentir vergüenza ajena.

El señor Felipe González sostiene que “el Estado de sitio del Chile de Pinochet respetaba más los DD.HH. que el paraíso de paz y de prosperidad de la Venezuela de Maduro” y que “el Tribunal de Orden Público de la dictadura de Franco era mucho más respetuoso de la legalidad que la justicia por encargo de Maduro y de Diosdado (…)”.

Sería bueno que el Abogado González nos explique más detalladamente cómo es que dos de las dictaduras más sangrientas que desaparecieron, torturaron y asesinaron a miles de personas inocentes, pueden compararse con la democracia de un país que ni siquiera tiene cadena perpetua o pena de muerte. Curiosa “dictadura” que hace pocos meses acaba de entregar más de un millón de viviendas sociales, en la cual se logró reducir en menos de dos décadas la extrema pobreza, desnutrición, analfabetismo, etc.

Quizá a los votantes del PSOE les interese saber más por qué la fundación Atman del señor González y Cebrián recibió apoyo de millonarios vinculados a los papeles de Mossack Fonseca. Por qué el señor Rajoy no habla sobre el primer lugar que ocupa España en temas de corrupción en relación al resto de Europa, por qué Albert Rivera no trata sobre los 14 millones de españoles que viven en situación técnica de pobreza, la España en la que dos millones de personas pasan hambre o la de los tres millones que pasan frio y que dentro de nada se ahogarán de calor por los ingresos tan incipientes que reciben, pero cuya propuesta electoral pretende seguir castigando.

Sería bueno que Aznar aclare por qué se apoyó la invasión y saqueo a Iraq donde más de un millón de personas inocentes perdieron la vida y cuya democracia tan anhelada jamás llegó; gracias a su aporte Iraq es a día de hoy uno de los países más peligrosos del mundo.

Y qué decir de tantos otros personajes que en vez de preocuparse por sus propios asuntos de partido o de lo que realmente le importa al pueblo español, salen con cada tontería que para cualquier persona sensata y bien informada realmente enervan, pero que lamentablemente sí encuentra eco y logran el fin maquiavélico de confundir y vender las mentiras más viles. El resultado es muy claro, lo vemos hoy con la intención de voto. Es inaudito que los partidos con más casos de corrupción y responsables de la quiebra del país sigan teniendo la confianza de tanta gente.

Estos partidos ya han gobernado, han tenido todas las posibilidades de revertir los fallos y no lo han hecho, porque seguimos creyendo que van a arreglar la casa que ellos mismos destruyeron. El ansia destructiva no se queda en casa, se empeña y colabora en llevar la ruina a 7.000 km de distancia.

 

Alejandor Cuarán es Activista de la Plataforma Global Contra las Guerras y militante de Alianza País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *