viernes, noviembre 17, 2017
La trivial > Poemas > Retrato

Retrato

L’automne, déjà! – Arthur Rimbaud

El otoño ya de nuevo se abre como una cortina cerrada

que deja entrever entre sus delgadas líneas un horizonte

de un sol silencioso y apagado como las llamas inquietas

que agitan las inciertas luces de las mojadas calles.

Triste, como el viento que acaricia las plácidas aguas

donde el tiempo parece impasible y frío como una roca,

transito solitario en este viaje crepuscular

más allá de estos altos muros y jaulas.

Dichosas son las aguas tranquilas de los jardines

y más aquellas brisas que susurran entre los árboles,

donde a veces oigo el eco solemne que llevan consigo

las rotundas gotas de la lluvia o las hojas muertas.

Durante las noches, hago y rompo papelillos de libros

para guardarlos en secreto dentro una caja de madera,

y los días de niebla los saco a pasear

para ahogarme con ellos al fondo del estanque.

Soy una estatua triste sin rostro

que el tiempo dejó herida

en forma de labios y manos

el peso aciago de las palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *