martes, septiembre 19, 2017
La trivial > Sin categoría > Qué cosa sea el amor

Qué cosa sea el amor

El amor ha estado en el centro del debate filosófico desde que Schopenhauer lo puso encima de la mesa, lo cual me parece que era necesario partiendo del lógico razonamiento de que el amor es uno de los principales causantes de las preocupaciones de nuestra vida. Desde entonces y hasta día de hoy, un gran número de filósofos han tratado de comprenderlo e interpretarlo con la finalidad de darnos unas herramientas con las que podamos afrontar las situaciones a resolver referentes al mismo de la manera más adecuada.

Partiendo de esta premisa, me dispongo a exponer mi perspectiva sobre el tema que nos concierne, empezando por intentar esclarecer qué es el amor.

El amor es un sentimiento, y por ende irracional, esto es, no podemos decidir racionalmente cuando éste debe manifestarse.

“¿Qué ocurre cuando nos enamoramos? Como resultado de ciertos estímulos, el hipotálamo libera una potente descarga de endorfinas. ¿Pero por qué esa mujer o ese hombre, hay una emisión de feromonas que responde a una señal genética complementaria? ¿O son unos rasgos físicos que reconocemos, los ojos de una madre o un aroma que estimula un recuerdo feliz?”

Las vidas posibles de Mr. Nobody (película)

 

La respuesta a ésta interesante pregunta no nos incumbe, pero si nos incumbe cómo actuar cuando el amor aparece en nuestra vida. Como los sentimientos no son de origen racional. Me parece un error representarlos con una línea (un estado continuo), sino que es más adecuado representarlos con puntos (momentos), porque cuando representamos a un sentimiento como a un estado continuo caemos en el error de intentar materializar dicho sentimiento. Albergamos todos los sentimientos y éstos se manifiestan en momentos determinados, no los sentimos constantemente y el amor no es una excepción.

¿Qué es entonces una relación convencional? Es un intento de privatizar un sentimiento llamado amor. Pues como hemos visto antes, no podemos sentir amor de manera continua, es más, no se limita únicamente a una persona. Los sentimientos no entienden de materialismo, del mismo modo que podemos sentir odio por dos personas simultáneamente, pasa lo mismo con el amor. La monogamia como construcción cultural hegemónica en occidente, es prostituir la libertad de los sentimientos.

Vemos como las diferentes construcciones culturales mayoritarias en el mundo se critican constantemente unas a otras, lo curioso es que todas tienen razón en sus críticas, pues todas ellas limitan la libertad del individuo, haciéndoles pensar que su patrón cultural de familia es el correcto, esto es, vivimos en un etnocentrismo global. Se penalizan socialmente los diversos métodos de relación que no tienen como finalidad formar una unidad familiar, y sobran los indicios para objetar que al sistema capitalista le interesa que así sea.

Yo os animo a que no os dejéis llevar por las corrientes de los estereotipos que marca la sociedad, sea cual sea. Pues como decía Nietzche “El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto comparado con el privilegio de ser uno mismo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *