sábado, noviembre 25, 2017
La trivial > Sin categoría > Pokémon GO, curioso cuanto menos

Pokémon GO, curioso cuanto menos

Pokémon GO, curioso cuanto menos

Para bien o para mal POKÉMON GO es un fenómeno que está recorriendo todo el globo, de norte a sur, de este a oeste. Un fenómeno transgeneracional y popular que arrasa todos los récords, un fenómeno que cuanto menos es curioso. Me gustaría destacar dos puntos sobre este.

En primer lugar, como dijo Oliver Stone, estamos hablando de un capitalismo del espionaje, con una función de rentabilidad de las horas de ocio de la población (tantos € = tanto oro). Recalcando lo impresionante que es el sistema capitalista para generar nuevas formas de monetizar todo cuanto toca, días, horas, minutos, todo tiene su etiqueta con el precio adecuado. En segundo lugar, hablamos de un juego que reivindica el espacio público, la socialización y el intercambio de experiencias entre usuarios, que emociona y contagia. Construyendo lazos comunitarios a tiempo real y de forma telemática, que hace que los usuarios hablen, discutan y conozcan nueva gente de sus alrededores que en otras circunstancias no hubieran coincidido.

Gente de un mismo barrio que no se conocían antes de nada han establecido equipos de entrenadores, generándose a este modo lazos e intereses comunes. Y esto no queda sólo aquí, ejemplos como encuentros masivos como el de Madrid, Barcelona, Sevilla, plataformas como YouTube estos días se están viendo desbordadas…

Desde amigos universitarios hasta obreros de la fábrica donde estoy trabajando este verano hablan sobre el fenómeno, sin importar su condición social, de género o cultural.

Decía el otro día una compañera de trabajo: “están locos mis niños con los Pokémons, los tengo que sacar de paseo para que capturen bichos” un amigo de la universidad de Granada: “vamos a acabar todos tontos con el Pokémon”. Bien o mal, pero se habla e intercede con la mayoría social.

No sé si es algo bueno o malo, pero esto ya es otra cuestión y para métodos moralizantes ya está la religión y Pablo Hasel. Lo que quiero decir con esto, es que hay que ir un paso más allá de lo que parecen ser las cosas. ¿Te imaginas una aplicación donde ponga a tiempo real intereses y necesidades de un barrio y que hagan que los ciudadanos se pongan en contacto? Curioso cuanto menos, al menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *