Viernes, Julio 21, 2017
La trivial > Filosofía > Ontología y religión

Ontología y religión

La filosofía para mi es hacerte grandes preguntas existenciales a partir de la conciencia que tenemos de que podemos seguir preguntando, porque todo lo que nos rodea llega a un límite, no alcanza, no “cierra”.

La filosofía existe porqué el sentido que construyó no me “cierra”. Si no me cierra me pregunto: ¿Hay algo más? Eso es la filosofía.

 

Si me viene alguien y me dice hay algo más, si, mira, hay un cielo blanco, me peleo porque para mi la filosofía es la pregunta por si hay algo más, no la respuesta.

Esta bien responderla, porque no buscamos otra cosa que la respuesta a la pregunta, por eso hacemos la pregunta. Pero cada vez que establecemos la respuesta, la pregunta vuelve a emerger, porque lo que nos impulsa es la pregunta, no la respuesta.

 

El mundo viene con miles de certezas que tenemos al alcance de la mano, sentimos calor, frío, podemos ver el mundo que nos rodea. Pero siempre tengo la posibilidad de derrumbar filosóficamente lo que me rodea con solo una pregunta ; ¿Por que?

El ser humano es esa tensión entre  la seguridad que me brinda la certeza y la conciencia de que todo lo podemos derrumbar.

¿Porque no vamos a por todo y lo derrumbamos? Porque tenemos miedo.

No creo que este mal tener miedo, es parte de lo que somos. Todos tenemos miedo a la muerte y a un montón de cosas. Como diría Martin Heidegger ese es nuestro “juego”, una cotidianidad que nos calma, que nos posterga, que nos da sentido, frente a la conciencia de que si pensamos a fondo, porque tenemos la capacidad de pensar hasta el fondo, nada tiene lógica (¿Para que estamos? ¿Porque hay un mundo?).

 

Nos angustia saber que en el fondo nada tiene sentido. ¿Entonces que hacemos? ¿No llevamos estas incertidumbres hasta el fondo? Si vamos al fondo es demasiado insoportable ser conscientes que en el fondo nada tiene sentido. ¿Nacemos para morir? En el fondo todo es nada.

 

Heidegger entre otros se pelea con la cultura occidental que ostenta afirmar ese fondo. La cultura occidental tiende a afirmar ese fondo dandole respuesta para tratar de terminar con la incertidumbre.

 

Una de las formas de afirmar ese fondo es la religión. Ante toda esta incertidumbre el hombre creo la gran metáfora; Dios, seguro una de las obras de arte más geniales de la humanidad. La verdad es que funciona muy bien, siempre y cuando lo aceptemos y lo creamos. Incluso muchos de nosotros aun no creyendo en el Dios de las religiones, seguimos creyendo que tiene que haber en el fondo un principio que ordene todo, como diría Heidegger, un principio ordenatorio de la realidad.

 

Ese creer que en el fondo hay un principio que lo ordena todo para mi es creer en Dios en otras palabras, ( naturaleza, verdad, Big Bang) pero es lo mismo.

 

Heidegger dice en el fondo la nada, el abismo, el vacío.

 

Vamos ahora a hablar de un autor que para mi tiene mucho que ver con la religión; Platón.

Para Platón este mundo es un infortunio. Porque es una copia del mundo verdadero perfecto e ideal que esta en el más allá. ¿Donde? Más allá del final del universo, donde concluye todo lo que conocemos.

 

 

 

 

El supone que existe este más allá y que en ese más allá está la verdad y la razón.

Para Platón todo lo que hay en este mundo es decadente, degradado, porque cambia, se corrompe, etc. Todos los valores existen para Platón en ese más allá llamado el mundo de las ideas, el amor ideal, la justicia ideal, incluso el número 10 ideal, la silla ideal…

¿Como es la silla ideal? Bien, esa silla no es verde, ni lila, ni blanca, ni roja, no puede ser de ningún color en particular porque es la silla ideal, no puede tener un tamaño porque es ideal… Digamos que es la matriz de silla, el arquetipo silla. Platón nos dice entonces que toda silla de este mundo es una copia imperfecta de el arquetipo silla.

Todo de hecho en este mundo para Platón es una copia imperfecta del mundo ideal. Por suerte Platón nos revela que nuestra estancia en este mundo tan imperfecto y decadente es una mera etapa ya que cuando muramos iremos al mundo ideal. Eso si, iremos solo si hemos obrado correctamente, hemos sido buenos y justos, etc…

 

Como podemos ver, el mundo de las ideas de Platón alberga muchos paralelismo con las estética de la religión. Que es algo así como; La fe es inexplicable, personal, subjetiva, inexpresable e intransmisible.

 

Pasamos a hablar de él llamado filósofo del martillo, Friederich Nietzche, que decía en uno de sus primeros textos: Mi filosofía es una inversión del platonismo.

Otra frase célebre de Nietzche es: el cristianismo es platonismo para las masas.

 

Nietzche nos dice con esto que todo lo que Platón y la religión consideran perfecto, bueno, absoluto es en realidad imperfecto, idealista y miserable.

Cito de “Humano, demasiado humano” de Nietzche. Allí donde ustedes ven cosas ideales yo veo cosas humanas, demasiado humanas.

Donde la religión y Platón ven la verdad, el amor, el bien,.. Nietzche ve grandes ficciones que idealizamos para sostener un sentido absoluto, una expresión de una carencia o una mentira que nos contamos para soportar la existencia.

 

Cojamos una típica dicotomía para comprender mejor a Nietzche, cuerpo y alma. Según Platón el alma es lo perfecto y el cuerpo lo imperfecto y decadente.

Nietzche subvierte los valores; si hay algo imperfecto es esa ficción metafórica que nos inventamos para no hacernos cargo de nuestros deseos, de nuestra violencia natural, que es el cuerpo, inventándonos la metáfora del alma para buscar subterfugio i reprimir nuestros instintos naturales. Lo único que existe es el cuerpo, el alma es un invento de la mente, la mente es cerebro i el cerebro es cuerpo.

 

Visto lo visto y sabiendo que Nietzche es un autor que se plantea “¿Y si la verdad fuera una mera cuestión estética?” y preguntándonos ¿puede la construcción lingüística que yo estoy generando coincidir con un hecho, o con la verdad? Llegamos a la respuesta no, pues siempre hay un filtro interpretativo, hablar es mediar, es querer llevar lo que es a la palabra.

Diré banalmente entonces que el cristianismo puso encima de la idea del cosmos griego y de el mundo de las ideas de Platón un Rei que es Dios para regentar el orden del universo y añadiré siguiendo la linea de Nietzche y Heidegger que la religión se perdió cuando pensó que por fuera de la razón quizás se podía alcanzar la verdad.

 

De aquí podríamos deducir casi por asociación que definir la religión es muy difícil porque la religión intenta representarlo irrepresentable. Ostenta dar sentido a toda aquella insalvable incertidumbre del mundo terrenal.  Si algo lo es todo, nada puede representarlo, no conocemos la representación de la atemporalidad, omnipresencia, omnisciencia.

 

Para mí todas las religiones son construcciones de sentido que intentan dar respuesta a las peores incertidumbres ontológicas del ser humano, aunque no cuestionaré su capacidad como analgésico moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *