martes, noviembre 21, 2017
La trivial > Política > Notas sobre política, poesía y épica

Notas sobre política, poesía y épica

Notas sobre política, poesía y épica

Por Miguel Gomez Garrido

Podemos, con su intento de asalto a los cielos, ha tratado de llenar la política de épica. La épica suele remitir a los grandes héroes, a las gestas imposibles que realizan seres legendarios. La épica es necesaria, porque necesitamos esperanza y transcendencia. Sin embargo, en la vida, y desde luego, en el espacio de la política emancipatoria, la épica sin poesía no vale una mierda. Sobre todo, porque la épica aparece de vez en cuando, y la poesía, todos los días.

Lo recuerdo como si fuera ayer. El Rayo se la jugaba. En el estadio los viejos lloraban, yo lloraba, mi padre lloraba. Era injusto. Todo el año fuera del descenso. Pero, cuando todo estaba perdido, apareció Tamudo. Y como se suele cantar, Vallecas entera se fue de borrachera. Se lo merecía. Porque más allá de la épica, miles de vallecanos de presupuesto familiar ajustado y sudor en la frente habían apoyado a su equipito todo el año frente a los grandes. Si el Rayito conserva el honor de matagigantes es solo porque la honda de David la dispara todo un barrio.

Dice Machado:

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,

y un huerto claro donde madura el limonero;

mi juventud, veinte años en tierras de Castilla…

Eso es poesía, ironía incluso. La ironía (no confundir con el sarcasmo) es creer en lo pequeño sin darle demasiada importancia. Creer sin aspavientos. Al fin y al cabo, vivir.

La PAH es poesía. Poesía que luego puede ser épica, pero poesía. Es cuerpo, es mujeres, es rutina. Es cigarro, café y camisetas sudadas. Dolor de rodillas, fatigas, risas, desencanto. Eso es mejor que la épica. Como cantaba el Lichis cuando estaba en La Cabra Mecánica: “Es poco lo que tengo pero todo te lo doy: el oro de mi tiempo pa que te hagas un reloj, la flor de mis neuronas pa enredarlas en tu pelo, y por supuesto la luna”

Poesía es también mis padres y sus amigos en Auxilia. Auxilia lleva la tira de años ayudando a humanizar la diversidad funcional. Mis padres y sus amigos, además de eso, se iban de campamento. Se reían, se enfdaban, follaban. Gracias a que muchos lo hicieron se ha andado camino.

No todo tiene por qué venir dado. La Renta Básica puede ser un descubrimiento precioso para la mayoría y nacer del parlamento. O el combate contra la precariedad juvenil. O la apuesta de una vez por todas por las renovables. La épica sirvió, y sirve, para asaltar algún cielo que otro. Pero, por lógica, por méritos, por realismo y por belleza, debe mandar la poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *