Jueves, Julio 20, 2017
La trivial > Entrevistas > MIGUEL MORA: CTXT, EL RESCATE DEL PERIODISMO

MIGUEL MORA: CTXT, EL RESCATE DEL PERIODISMO

Publicación original: https://doscopasmas.com/2016/05/31/miguel-mora-ctxt/

MIGUEL MORA: CTXT, EL RESCATE DEL PERIODISMO

“El periodismo hace más falta que nunca. Porque cada vez es más sofisticado el engranaje, cada vez el sistema se protege mejor, se esconde mejor. El objetivo [del periodismo] es cambiar el mundo. Y cuestionar el poder, siempre.”

El #DosCopasMas de esta semana debería llamarse #DosVasosDeAguaMas. Y es que, cuando dos periodistas se juntan, ya puede prepararse el mundo para que no se callen jamás. (Lo siento, hoy os toca una entrevista larga). También he tenido que renunciar al vino porque la redacción de un medio de prestigio, como es CTXT, no es el lugar más apropiado para descorchar una botella.

Sea como fuere, Miguel Mora, fundador y director de CTXT, me acoge como a una más de su guerrilla periodística personal. Fiel a su profesión, y como síntoma del síndrome de Kapuscinski, inicia la conversación con un “Bueno, cuéntame cosas”, como si no supiera que hoy el entrevistado es él. 

apmmadrid

fuente: APM (Asociación de la Prensa de Madrid)

ANTES DE CREAR CTXT, TRABAJASTE MUCHOS AÑOS EN EL PAÍS. ¿CUÁL FUE EL PUNTO DE INFLEXIÓN QUE TE LLEVÓ A CABREARTE TANTO CON EL PANORAMA MEDIÁTICO ESPAÑOL Y FUNDAR CTXT?

Fue un cabreo progresivo. Desde hace unos años los editores confundieron internet con la televisión de última hora, de 24h de información, y empezaron a destruir el periodismo. 

El proceso empieza en 2006/2007, que coincide con el inicio de la crisis económica, la crisis no, la gestión de la crisis, mejor dicho. Y eso junto, hace una bomba atómica para el periodismo, primero porque permitió a los editores pegarse el tiro en el pie, consistente en dar gratis el día anterior lo que daban de pago al día siguiente, con lo cual se cargaron la edición en papel. Y segundo, porque la crisis económica fue la gran excusa para perpetuar el robo, el saqueo que se ha perpetuado en todos los sectores.Es decir, quitar masa salarial por abajo, y subir los sueldos de los directivos. Eso junto, vació las redacciones de los mejores periodistas, porque además coincide que los mejores periodistas suelen ser incómodos y poco sumisos con la empresa. 

Esto, unido a las reformas laborales del PP y del PSOE, que permitieron hacer eres sin mostrar realmente pérdidas o por lo menos escondiendo esas pérdidas, de tal manera que parecía que estaban perdiendo dinero cuando llevaban ganando -por ejemplo El País, 35 años- unas cantidades obscenas de dinero, que nadie sabe dónde fueron. (Bueno, sí, se sabe). Y, de repente, por estar seis meses en pérdidas se les autorizó a hacer eres y a despedir masivamente a periodistas. Eso ha sido la tumba del periodismo. No hay más que ver cómo está El País o El Mundo. Vas a los diez artículos más vistos de cada noche y seis son gilipolleces de cómo pintarse las uñas sin mancharse el pelo. 

Y el proceso es lento, ha durado ocho o diez años. Antes ya había una tendencia al amarillismo en los periódicos, al sensacionalismo. A meter mucha foto, mucho gráfico, como para intentar parecerse a la tele, pero eso no hacía daño. La República fue uno de los primeros diarios que empezó a hacer que el periódico pareciera una revista de colores. Pero esa tendencia digamos que se sumó a dos grandes hitos que son: la llegada del digital y la llegada de la gestión neoliberal (o ultraliberal) de la crisis, y eso ha producido unos daños inmensos.

¿Y LA GOTA QUE COLMA EL VASO?

El cabreo viene produciéndose de una manera sorda a lo largo del tiempo y la gota fue el ere de El País, que echaron a 130 personas, para ahorrar 13 millones de euros, que era justo lo que cobraba ese año Juan Luis Cebrián. Bueno, se dice que fue el ere de Botín, no está muy claro de quién fue la idea. Pero lo que sí está claro es que quitaron 130 periodistas para que el consejero delegado siguiera ganando un sueldo obsceno y totalmente fuera de contexto -con perdón- en un medio de comunicación. 

Los medios de comunicación siempre han tenido la vocación de servicio público, no la de que su dueño se forrara y fuera el más rico (bueno, sí, en algunos casos, como en el de Hearst). Siempre ha habido magnates de la prensa, pero Polanco, por ejemplo, era un empresario muy rico que lo que hacía era repartir las ganancias entre sus trabajadores. Pero en un momento se corta esa filosofía más o menos de empresa familiar, y pasamos a una filosofía de gran corporación multinacional, que en efecto estaba invirtiendo muchos millones de euros en televisiones en Portugal, en una aventura multimediática absurda y desproporcionada, alentada por la orgía de créditos que había en esos años, y todo eso junto formó una cosa explosiva. Y en el momento de la cesura, donde yo había visto cómo habían desembarcado en Portugal para comprar una tele que nadie veía por un dineral, y se metieron en una deuda impagable. Eso, unido a la voracidad del capitalismo de casino que ya estaba en danza esos años, contribuyó a que El País quedara cada vez más deteriorado, y a que muchos periodistas nos planteáramos si era lícito seguir trabajando en un medio así. Yo me enfrenté al ere públicamente y privadamente, me dijeron “habrá represalias” y esas represalias fueron que me hicieron volver a Madrid y no me quisieron decir dónde, yo interpreté que no querían que siguiera, y me fui. 

Como ese cabreo sordo había ido galopando durante años, algunos amigos y yo nos preguntamos qué podíamos hacer. Y Sol, Miguel Ángel, y yo empezamos a plantear Ahora, un semanario en papel, que tuviera una buena web y que fuera viable. Miguel Ángel Aguilar me encargó que dirigiera el proyecto, pero al cabo de dos meses vi que no había forma de seguir juntos porque ellos no querían una web.

LO QUE LLAMA LA ATENCIÓN ES QUE PARECE QUE CON CTXT RECUPERÁIS EL PERIODISMO DE ANTES, EL PERIODISMO DE LIBRETA IDÍLICO Y ROMÁNTICO PERO EN UN FORMATO DIFERENTE, QUE NI SIQUIERA A VOSOTROS OS DEBÍA RESULTAR FAMILIAR.

Claro, nosotros no teníamos ni idea de Internet. Yo algo sabía porque había hecho piezas por Internet pero la parte técnica no la conocía. Pero tuvimos la suerte de que en el proyecto estaban Juan Peces y Pedro de Alzaga que saben mucho de Internet y ellos fueron los técnicos que hicieron el diseño. Yo quería hacer una cosa totalmente distinta a lo demás. Y como “lo demás” era, en ese momento, la inundación, porque entrabas en una web y veías trescientas noticias, yo dije “vamos a hacer cuatro que sean puertas de acceso a cada sección”. Y ahí vino la idea de las cajas. 

Y ES PERIODISMO PAUSADO, SIN PRISAS…

Sí, eso fue una mezcla de rebelión contra la moda de última hora, del hot news, que no te da tiempo a hacer periodismo, porque no te da tiempo a contrastar con lo cual publicas en el vacío, y una falta de recursos, porque éramos pocos y no teníamos la acción para hacer el día a día. Pensamos en hacerlo digital, y distinto, porque si es igual, ¿para qué lo vamos a hacer? Y como se lee cada vez más en móvil pensamos que tenía que tener una buena letra, y eso se inspiró en el New Yorker, sobre todo. La idea era hacer “el New Yorker con sabor a chorizo”. Pero la sorpresa fue que con 15.000 euros puedes poner un periódico en marcha. Esa es la grata noticia de Internet. Que no necesitas una empresa monumental detrás, no necesitas pedir créditos. Juntas los ahorrillos de quince periodistas, que es lo que hicimos, y con eso estás en la calle. 

¿QUÉ CREES QUE OS GARANTIZÓ EL ÉXITO TAN PRONTO? ¿LAS FIRMAS?

Yo creo que sí. Damos mucha importancia a las firmas. Porque nos parece que hay que volver al periodismo artesanal, al periodismo de credibilidad, y la credibilidad la dan las firmas. Que los autores se sientan bien tratados. Que a un autor de prestigio no lo coloques al lado de “cómo comer jamón york sin mancharse la nariz”… En fin, esas cosas básicas, a pesar de que paguemos poco  -aunque en realidad pagamos a precio de mercado- son las que hacen que a mucha gente le guste escribir aquí, porque saben que no van a tener que competir con un meme ni con un vídeo de chorradas. Se cuida a los periodistas, se les cuida los textos, se les edita con cuidado, se les pone una ilustración que tenga sentido.

CUANDO SE HABLA DE CTXT, SE HABLA DE PERIODISMO SERIO, ARTESANAL, ANALÍTICO, CON PROFUNDIDAD. LA CRÍTICA QUE OS HACEN ES LA FALTA DE IMPARCIALIDAD. 

Porque somos de izquierdas, o podemitas. Yo creo que la línea editorial del periódico está pactada por los editoriales. En los editoriales pedimos el voto en las municipales anteriores para Carmena y para Gabilondo, dos independientes que se presentaban una con Podemos y el otro con el PSOE. Nunca hemos negado que tenemos una línea editorial de izquierdas y no tenemos ningún problema en decirlo. Y respecto a Podemos, es verdad que Errejón nos dio la primera entrevista que publicamos, pero Pablo Iglesias tardó un año y tres meses en dárnosla, o sea, se la dio antes a Telva que a nosotros. Nosotros no tenemos relación con el aparato de Podemos. Yo no me he tomado una caña con ellos, nunca. Les hemos hecho entrevistas y en los editoriales hemos sido críticos. De hecho, a Pablo Iglesias en un editorial le dijimos que si no era consciente de la importancia de defender el movimiento surgido el 15M era mejor que se fuera a su casa. 

Otra cosa, y es verdad que eso pasa, es que al ser una revista nueva y con prestigio porque sus fundadores son, digamos, periodistas reputados, a ellos les guste CTXT, y les guste escribir aquí. Muchos de ellos mandan tribunas de primera fila, de segunda y de tercera. Les encanta publicar aquí.

¿PUBLICÁIS COSAS CON LAS QUE NO ESTÉIS DE ACUERDO?

Sí. Yo te confesaré que algunas de esas cosas que mandan no las leo pero creo que una revista nueva tiene que dar voz a gente distinta. No tendría sentido que esto fuera El País 2, que aquí vinieran a publicar lo que ponen en El País. Y el periodismo patrio se ha corrompido hasta el tuétano. Entonces, si esta gente quiere cambiar eso les tenemos que dar sitio. Yo estoy encantado cuando vienen tribunas del PSOE y no sé si hay otros medios que estén publicando tribunas del PSOE. Nosotros publicamos a Tapias, por ejemplo, que es la izquierda del PSOE. Hemos entrevistado a Pedro Sánchez, y a todos los socialistas que se dejen les haremos un hueco. 

¿Y A LA DERECHA?

También. Hemos intentado entrevistar a Albert Rivera veinte veces y no nos ha dejado. Pero hemos entrevistado a Girauta (C’s), a Sémper, del PP… A los que se van dejando.

Luego hay otro factor en esto, y es que al hacer periodismo crítico y al habernos salido todos del sistema o haber sido expulsados del sistema porque no estábamos de acuerdo con la deriva que estaba tomando el periodismo y los periódicos, eso nos ha colocado en un sitio que es la izquierda, es que no hay más remedio. Y además el PSOE ha renunciado a ser la izquierda, con lo cual, si nos identifican con Podemos es porque no nos pueden identificar con otra izquierda, puesto que no la hay. 

¿CREES QUE AHORA POR PARTE DE LA CIUDADANÍA HAY MÁS CRÍTICAS A LA PRENSA O ESTÁN MÁS VISIBILIZADAS POR LAS REDES SOCIALES?

Muchísimo más. Esta revista está hecha por huérfanos de El País y para huérfanos de El País. Es decir, la mayoría de los lectores de periódicos españoles leían El País y ya no lo pueden leer. So pena de cogerse un cabreo cósmico o quemar el periódico en la terraza. Como El País nos ha abandonado hemos tenido que crearnos otro periódico. Y la gente es tan crítica como nosotros con El País, evidentemente.

Es una pena. No, no es una pena, es un delito, lo que han hecho con ese periódico. Porque ha sido una institución democrática, cultural y educativa para miles de españoles, y lo han destruido. Entonces, claro, la gente no es tonta. La gente lo dejó de comprar cuando vio que eso era una estafa y que está en manos de los bancos. Y es que los periódicos en manos de los bancos no son periódicos, son boletines. Y así estamos.

std

¿CÓMO SE VIVE TRABAJANDO EN UN MEDIO INDEPENDIENTE? ¿OS DA DE COMER?

Mal. Pobre. Pooobre. (risas) No nos da de comer todavía, no. Mira, estamos perdiendo 500€ en 2016, o sea hemos hecho el crowfunding, en el que recaudamos 70.000€ y estamos pagando 10 salarios medios. Es verdad que trabajamos part-time, al ser una revista no hace falta trabajar full-time, así que trabajamos media jornada. 

El compromiso era que el primer año no cobrábamos ninguno de los socios, sí pagábamos las colaboraciones. En enero empezamos a poner salarios. Que no son salarios con seguridad social, son autónomos que trabajan como colaboradores. Todos. Luego trabajamos desde casa, por lo que el formato de CTXT permite gastar muy poco. Todo el gasto de CTXT es en nóminas y colaboraciones. Al tener unos costes tan bajos, la idea es que se pueda sostener casi todo con crowdfunding, con aportaciones de los socios y con un poquito de publicidad que es en la fase en la que entramos mañana. 

A partir de mañana tenemos el acuerdo con Público.es que consiste en que Público.es va a enseñar nuestros contenidos en su portada y cuando pinchas te redirecciona a CTXT. Y al mismo tiempo ellos gestionan nuestra publi. Ellos la gestionan pero nos la reenvían. Es decir, ellos la contratan, y luego nos pagan el espacio que nosotros le damos a la publi. Y no es agresiva, no vamos a aceptar publi muy agresiva. Además tenemos derecho de veto, si una empresa no queremos que se anuncie en nuestra página, vamos a intentar pararlo. Con esto, más el segundo goteo que haremos en otoño, esperamos ganar un poco. 

TWITTER, COMO FENÓMENO QUE AFECTA AL PERIODISMO, O INCLUSO COMO PERIODISMO CALLEJERO ¿QUÉ OPINAS?

No es periodismo, es comunicación. Twitter es nuestra gran fuente de lectores, más que Facebook y Google. Nosotros sin Twitter no existiríamos, no tendríamos los lectores que tenemos. Un digital nativo tiene tres opciones: comprar tráfico, o sea, comprar SEO (y nosotros no hemos gastado una sola peseta en eso); tener una cuenta de Twitter que te sirva como escaparate; y Facebook. A Facebook le hemos dedicado menos tiempo porque desde el principio, como empezó a trabajar Gerardo Tecé (@gerardotc) con nosotros, y es tuitero, digamos que ahí volcamos la campaña de marketing, de dar a conocer la marca. La dirigimos con Gerardo Tecé y con su empresilla, la Agencia Plop. Les contratamos, que lo hicieron barato, y estuvieron seis meses llevando la cuenta, con lo que cogió un estilo propio, una vida propia, y ya con eso empezaron a crecer los lectores. 

Nosotros, que somos un periódico con fama de serio, en Twitter en cambio somos más disparatados. Somos más inmediatos, entramos al juego de contestar, de retuitear,de hablar con los lectores. Es nuestra comunicación con ellos, y es muy agradecido. También es donde recibimos quejas. No publicamos cartas al director, porque no tenemos esa sección, pero si alguien puede protestar lo puede hacer por twitter, y podemos retuitear lo que nos llegue. Es muy sano confrontarse a eso que tanto miedo da a los grandes periódicos, que es Twitter.Es el sitio donde se refutan las barbaridades de los grandes medios de comunicación, la complicidad entre el poder y los medios. Es ahí, es en ese ágora. 

ADEMÁS EN CTXT ESCRIBEN TUITEROS, DE VEZ EN CUANDO, QUE NO SON PERIODISTAS.

Yo no creo en el periodismo ciudadano, pero periodista puede ser cualquiera que aprenda el oficio durante un año o dos. Tampoco creo en el periodismo que se enseña en la universidad. No creo que sea mejor un tipo que sale de la universidad tras estudiar cinco años periodismo que uno que ha estudiado matemáticas y se pone a escribir. El periodismo no depende de la formación ni del carnet. Depende del oficio. Y en ese sentido, Gerardo, por ejemplo, aparte de ser el tuitero más brillante que conozco, es un periodista estupendo que está en formación. Porque antes era profesor de matemáticas, pero nosotros y La Marea le hemos dado la ocasión de empezar a hacer periodismo, está en ese periodo y cada vez lo hace mejor. Y para eso también tiene que servir una revista nueva, para incorporar nuevas firmas y nuevos periodistas que no tengan carnet. Ya se lo damos nosotros. 

Y ES UN BUEN CARNET ADEMÁS, EL HABER TRABAJADO EN CTXT.

Bueno, si te lo da Sol Gallego, mejor que si te lo da Inda (risas).

METIÉNDONOS EN POLÍTICA, AYER IÑAKI GABILONDO HACÍA SU PRONÓSTICO DE QUÉ VA A PASAR. ¿CUÁL ES EL TUYO?

Coincido plenamente. No suelo coincidir mucho con Iñaki desde que se calló discretamente sobre el ere de El País, pero creo que tiene razón en esto, y que ha sido valiente al decirlo. Pero ya lo ha dicho Pedro Sánchez también, que no pondrá ninguna pega al PP, así que ya se ha quitado la careta. El sistema ha entendido que Podemos ha crecido tanto que se ha convertido en un peligro real, han intentado apartarlos del camino de todas las formas posibles y van a seguir intentándolo, pero como es todo inventado, lo que va a pasar es que el PSOE se va a suicidar, va a dar su vida para mantener el sistema de poder.

Y EN EL PODER DEL PERIODISMO ¿QUÉ VA A PASAR?

Yo creo que estamos en una fase interesante. El hecho de que haya salido Cebrián en los Papeles de Panamá y lo de Sudán del Sur, eso ya quita todo velo que pueda evitar pensar que El País es un periódico normal. No es un periódico normal porque está presidido por un señor que está dedicado a unos negocios incompatibles con el periodismo normal y creo que se está produciendo en este país una fase de aggiornamento de la política y también de los medios de comunicación. Y es más lento el de los medios que el de la política. 

Pero ha pasado una cosa que ahora se está sabiendo, que es que el poder político de este país ha subvencionado a medios arruinados, quebrados, con y sin audiencia durante muchos años, con la publicidad institucional. Ya se están viendo las cifras que se manejaban, son obscenas. La Generalitat, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid, el Ayuntamiento de Cádiz, estaban soportando las nóminas de los periodistas y, a pesar de eso, el 50% de periodistas han ido a la calle. ¿Qué periodistas se han ido a la calle? Los de izquierdas. Porque los medios de derechas estaban todos subvencionados por el poder. Todos. Hasta Intereconomía, 13TV… O sea, lo peor de cada casa ha estado pagado por el poder político. Por nuestros impuestos. Y esto es una canallada. Esta situación se tiene que acabar. Si no la terminan, se acentuará la debilidad de esos medios, porque la gente sabe que no son inocentes, sino que son cómplices de la corrupción. O corruptos también. Y claro, cuando los medios y los periodistas son corruptos, tenemos un problema muy serio. 

DE HECHO, ESPAÑA ES UNO DE LOS PAÍSES QUE MENOS CONFÍA EN SU PRENSA. ¿CREES QUE SIGUE PASANDO AHORA, CON LA PRENSA DIGITAL?

Creo que Twitter es un perfecto retrato de ello. La gente confía muy poco en los medios grandes y en los medios de derechas, porque sabe que están vendidos, y confía cada vez más en los medios independientes.

¿CUÁLES SON VUESTROS MEDIOS DE REFERENCIA?

El New Yorker, por ejemplo, que claro, tiene a lo mejor 700 periodistas, pero nuestra intención es hacer ese tipo de periodismo: Ir a los sitios, ver las cosas, contarlas y sobre todo contar las cosas que los otros medios no se atreven a contar. Hablar del Banco Santander, de Florentino Pérez, hablar de las cosas que son tabú porque esas empresas e instituciones tienen tanto poder y han comprado a tantos periodistas y a tantos medios que nadie quiere hablar de ellos. 

¿QUÉ AUTOCRÍTICA OS HACÉIS VOSOTROS?

La autocrítica de la pequeñez. 

ESO NO VALE COMO AUTOCRÍTICA…

Bueno, pero quizá deberíamos haber hecho una empresa, y no hemos hecho una empresa, hemos hecho un periódico. Esa es la autocrítica. 

PERO ESA ERA LA IDEA.

La idea era esa, presentar el periódico, crearlo, y darlo a conocer. Y, una vez que esté consolidado, crear una empresita, tener un gerente, un director comercial, y esas cosas que tienen los periódicos normalmente. Aunque también es verdad que las empresas han hecho tanto daño a los periódicos que no se sabe si es mejor vivir sin empresa que con ella. Pero yo no soy un empresario, yo soy un periodista. Entonces tampoco puedo encargarme de la publicidad, de hacer los proyectos de expansión, de todo eso. Pero para crecer y para ser autónomos y autosuficientes tenemos que crear una empresa, y estamos en ello. Estaba pensado así,porque si el producto no gustaba no tenía sentido meterse en gastos de contratar un gerente y demás. Bueno, parece que el producto ha gustado y entonces sí es el momento de plantearse profesionalizar la gestión. Que es lo que no hemos hecho todavía.

¿CUÁL ES PARA TI EL OBJETIVO PRINCIPAL DEL PERIODISMO?

El periodismo hace más falta que nunca. Porque cada vez es más sofisticado el engranaje, el sistema se protege mejor, se esconde mejor. El objetivo es cambiar el mundo. Y cuestionar el poder, siempre. Si un periodista afina el poder no es periodista, es un portavoz. Si no cuestionas el poder, estás muerto como periodista. Y también se trata de dar voz a los que no la tienen. Si, en medio de la peor crisis que ha vivido este país desde hace años, decides no hablar de los pobres, no eres un periodista. Eres un estafador y un cómplice del recorte de libertades y derechos. El periodista sin una mochila ética, sin un código ético, no existe tampoco. Y ese código ético consiste en eso, en hacer llegar la voz de los que no la tienen, a la mayoría de la población.

2_miguelmoraapm
Miguel Mora en la redacción de CTXT. Fuente: Pablo Vázquez / APM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *