Domingo, Julio 23, 2017
La trivial > Sin categoría > Iglesias y Doménech: un beso histérico que lo cambió todo

Iglesias y Doménech: un beso histérico que lo cambió todo

El único idioma universal es el beso.

(Louis Charles Alfred de Musset)

Iglesias y Domènech; un beso histérico que lo cambió todo

Cuando se besaron, las diputadas de los demás partidos todavía estaban allí. Y es que fue un beso que lo cambió todo. Es cierto que muchos se habrán molestado por estas nuevas realidades como que alguien con rastas en la cabeza sea diputado; como que una diputada acuda al congreso mientras que amamanta a su hijo; o bien, más reciente, que Pablo Iglesias abandone el escaño a la vez que baja por las escaleras y besa a Xavi Doménech en los labios. La crítica más feroz tacha la acción de postureo; de querer llamar la atención; o de hacer las cosas de cara a la galería. En suma, dar la nota.

Pero en realidad, lo cierto es precisamente lo contrario. Por supuesto que gestos como los del beso no son para gritar a los ocho vientos que aquí y ahora las cosas se hacen de modo distinto así porque sí. No, eso no. Gestos así son muestras de empoderamiento si vienen precedidos de los discursos que más cantidad de personas han querido escuchar. Y es que un beso no es solo afecto. Para que se produzca el beso antes deben ocurrir muchas más cosas. Ejemplo: Podemos decide restar minutos de intervención a su líder para dar voz a las fuerzas políticas con las que confluyen. Esto no es dar la nota, esto no es de cara la a galería, esto no es postureo. Esto es manifestar la diversidad de realidades de las gentes que viven en España.

Explica Jorge Lago en “¿Asaltar las instituciones?”, un artículo publicado en Viento Sur (nº143), que “la histeria es definida por Lacan como el deseo de mantener el deseo insatisfecho, es decir, buscar y anhelar la imposibilidad como estructura deseante”. Lo enfocaré desde otro punto de vista al que Lago plantea en su artículo: creo que Podemos crea histeria al PSOE. Contemplan, a mi modo de ver, equivocadamente el hecho de que cuanto más lejos de Podemos mejor. Esto es, buscan y anhelan relaciones entre Podemos y ETA-Venezuela-Irán-y-el- Diablo. Plantean la imposibilidad en el no llegar a parecerse nunca a ellos. Pero el relato ha cambiado. Para el PSOE la imposibilidad es el dejar de perder votantes, por tanto el deseo y el anhelo es evitar dicha pérdida, lo cual no se conseguirá mientras sigan con el deseo de distanciarse de Podemos. El beso entre Iglesias y Doménech estaba cargado de histeria lacaniana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *