Sábado, Julio 22, 2017
La trivial > Opinión y Ensayo > El orgullo y la lucha

El orgullo y la lucha

Por Daniel Patiño

El 28 de junio se celebra el día internacional del orgullo LGTBI+ y me gustaría hablar brevemente del tema y dar una pequeña opinión sobre mi punto de vista comunista, pero sobretodo lógico y digno.

Al igual que el día de la mujer o el día del trabajador, se celebra la lucha de un colectivo oprimido. Un colectivo que ha sufrido el repudio de la sociedad, sembrado por las élites para alentar luchas fratricidas en el seno de la clase obrera. La homofobia es totalmente infundada, basada en evidencias científicas ante los que opinan que no es lo “normal”, pero sobre todo ante evidencias de humanidad y dignidad por encima de aquellos que rechazan al colectivo LGTBI+. Algunos creen que no es lo normal, pero qué es normal en un Estado que hoy día del Orgullo homenajea a Martin Villa, quien fue ministro del régimen franquista. Régimen ultracatólico y (en consecuencia) brutalmente homófobo, que modificó en 1954 la Ley de Vagos y Maleantes de 1933 para incluir la persecución de los homosexuales.

El fantasma de la homofobia sigue alojado entre nosotros, mostrando sus cadenas a través de desde pequeños detalles como llamar “mi amigo gay” al referirse a un colega, como si la sexualidad lo definiese completamente como persona, a las últimas agresiones que sufrieron los participantes de una marcha LGTBI+ en la ciudad de Murcia por parte de neonazis.

Respecto a la legislación, es innegable que se han hecho avances, pues sobre el papel, desde hace 12 años “se permite” que parejas homosexuales pueden casarse y adoptar, pero una cosa es la ley y otra la sociedad.  Con la gran ayuda de la Iglesia Católica y los vestigios que remanen del franquismo social, el Estado español debe fomentar, no la tolerancia, porque la cuestión no es “tolerar” sino aceptar la realidad a través del respeto y la igualdad.  Pero la lucha debe comenzar en las calles, ejemplarizando, combatiendo actitudes y reivindicando espacios.

El día del Orgullo es una jornada de lucha que nos recuerda como han sufrido históricamente los y las homosexuales, bisexuales, transexuales condenados por ser quien son, viviendo la obligación de sentir vergüenza hacia ellos mismos. Un sufrimiento individual que ha vivido muchos años en el silencio absoluto: el repudio social, la soledad y la confusión se convertían y se convierten aún demasiadas veces en cócteles mortales causantes de numerosos suicidios y agresiones.

Por lo tanto, se trata de una lucha sentimental. De auto-liberación. ¿Cómo va a ser la clase obrera libre si los individuos no se liberan a sí mismos primero? ¿Cómo se puede aspirar a liberar la humanidad luchando por los derechos de los trabajadores, pero dejando en un segundo plano los derechos feministas, del inmigrante o del homosexual? Es imposible e inviable ignorar las demandas de la mujer embarazada que va a ser despedida, del ghanés metalúrgico o del futbolista homosexual reprimido. Hoy celebramos la lucha incansable por los derechos de aquellos que quieren vivir su vida en paz, como debería haber sido siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *