Sábado, Julio 22, 2017
La trivial > Sin categoría > El futuro que nos dejáis

El futuro que nos dejáis

El futuro que nos dejáis

Tengo 15 años y en noviembre cumpliré 16. Me queda mucho por aprender, pero me empiezo a dar cuenta de las cosas que ocurren a mi alrededor y el 26 de junio me percaté de algo que realmente me asusta.

¿Qué futuro nos espera a los de mi generación?

Me explico, después del 26 de junio, nadie tiene dudas de que el PP se reafirma como fuerza política mayoritaria, el PSOE intenta salvar su propia vida reiterando que no ha habido el temido “sorpasso”, la coalición Unidos Podemos no consigue su objetivo y C’s se desinfla.

Ahora bien, visto los resultados, pensé: ¿por qué? ¿Por qué no sabemos utilizar la democracia? ¿Por qué teniendo la oportunidad de echar a los corruptos del gobierno no la utilizamos?

Realmente, España es un caso diferente. Después de todos estos años, donde la corrupción ha sido el distintivo del PP, pero también del PSOE, donde ha habido desigualdad, recortes en sanidad, educación, donde miles y miles de jóvenes con mucho talento y una vida por delante se han tenido que ir al extranjero, porque en España no tenían futuro… Después de tantos años de sufrimiento, volvemos a tropezar con la misma piedra.

Con esto no quiero decir que los votantes del PP o PSOE u otros partidos no deberían haber votado lo que hayan votado, ni tampoco los quiero menospreciar. Porque el voto es libre y cada uno vota lo que quiere. Sólo quiero abrir los ojos a quien me lea. En la sociedad moderna tenemos la suerte de que nosotros elegimos quién nos representa, quién debe luchar por nuestros derechos, quién se debe dejar la piel por defendernos, en eso consiste la democracia. Pero en España tenemos muy poca conciencia sobre lo que es.

Yo no quiero el país que tenemos, no quiero un país donde la corrupción se tolere, donde los jóvenes debamos renunciar a estudiar o nos tengamos que ir lejos de nuestra familia, amigos, todo aquello que conocemos simplemente para poder tener una vida digna, no quiero un país donde la memoria histórica no exista, donde el miedo y el terror gobierne.

A todo aquel que me lea, no nos dejéis este futuro, no sólo a mí, sino a vuestros hijos y nietos. Utilizad bien el arma que se os da, la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *