martes, septiembre 19, 2017
La trivial > Historia > El discreto mundo de la francmasonería

El discreto mundo de la francmasonería

 

El discreto mundo de la francmasonería

Si acostumbras a navegar por las distintas islas que flotan en mitad del océano de Internet, en algún momento te habrás encontrado con el famoso meme del triángulo con el ojo en medio. Ese símbolo suele hacer referencia a los Illuminati,una sociedad creada en 1776 por Adam Weisphaut. Aunque no duró más de una década, algunas teorías conspiratorias afirman que sigue existiendo y que controla el mundo en las sombras. Internet ya ha convertido esto en una mofa y cualquier triángulo aparecido en cualquier fotografía ya evoca a la famosa pirámide con el ojo.

Pues bien, déjame decirte, estimado lector, que Internet está equivocada. El triángulo con el ojo nunca fue un símbolo de los Illluminati. Su símbolo oficial fue el mochuelo de Minerva. El ojo que todo lo ve pertenece a los francmasones, una sociedad que, a diferencia de los Illuminati, sigue existiendo y en la que se encuentran personas de gran poder. El símbolo, por cierto, representa al Gran Arquitecto del Universo, el principio creador en el que cree la masonería.

La influencia de los masones es vasta e interesante a lo largo de la historia, y no siempre se cuenta cuando debería ser necesario. Miembros suyos fueron los artífices de las grandes revoluciones del siglo XVIII, hasta el punto que compartenslogan con la Revolución Francesa: Fraternidad, Libertad e Igualdad. Estados Unidos es un país construido por masones y bajo valores masones (Washington, Franklin y toda su pandilla lo eran): de ahí que el dólar tenga dibujada la pirámide con el ojo. En España vivieron una época de esplendor hacia el siglo XIX y la Segunda República, y la primera biblioteca pública de Barcelona fue abierta por masones: la Biblioteca Pública Arús, digna de ser visitada por su belleza y todavía activa en Passeig de Sant Joan. Una gran cantidad estudiosos incluso afirman, con bastantes pruebas, que los colores del Barça son masónicos, pues su fundador, Joan Gamper, lo fue.

Si buscamos listas de grandes personajes de la historia que fueron masones, podríamos tirarnos horas leyendo nombres y con cada uno de ellos nos sorprenderíamos. Desde Mark Twain a Louis Armstrong, de José de Espronceda aAntonio Machado, pasando por John Wayne y Chaplinhasta Salvador Allende o Mozart. La lista de nombres es, sin duda, interminable. De éste último cabe recalcar que La flauta mágica es una obra masónica: narra un ritual masónico de principio a fin.

Pero, habiendo reconocido su invisible pero patente influencia en todo el mundo occidental, ahora es necesario explicar qué es exactamente la masonería.

Muchos la han tachado de sociedad secreta, pero que estemos hablando de ella en este artículo ya es indicativo de su poco secretismo. La masonería es una sociedad discreta, nacida de los gremios de constructores que, a partir del año 1000 d.C., construían catedrales a lo largo de Europa. El trabajo en equipo y la idiosincrasia de sus actividades empezaron a tomar un significado simbólico para ellos, y llenaron su oficio de valores y símbolos de todo tipo. Recogiendo la tradición instaurada con los misterios eleusinos de la Antigua Grecia, crearon una sociedad iniciática conformada por tres grados: aprendices, compañeros y maestros. Si alguna cosa caracterizó a esta sociedad desde un principio fue su tolerancia, pues aceptaban a cualquiera sin importar su religión. Se conoce, incluso, la presencia de mujeres constructoras, la mayoría de ellas hijas o esposas de constructores. A esta masonería se la conoce comomasonería operativa.

A partir del siglo XV, sin embargo, la construcción de catedrales entró en decadencia. Así, los masones empezaron a aceptar en su sociedad a personas de otros gremios. Con el paso del tiempo, éstos devinieron mayoría y la masonería experimentó un cambio. De la construcción de catedrales se pasó a la construcción de la persona. Así nació lamasonería especulativa, que sigue viva hoy en día. En 1717, se fundó la Gran Logia de Londres y Westminster. En 1823, ésta unió a su logia rival y nació la institución más importante de la masonería, que, aun actualmente, tiene una influencia enorme en el mundo masónico: la Gran Logia Unida de Inglaterra.

En 1723 aparecieron las Constituciones de Anderson, un código de normas y principios que aglutina toda la tradición masónica anterior. Los masones, que dan un peso superlativo a la tradición y a su intacto mantenimiento, siguen, a casi 300 años después, este código al pie de la letra, que sólo ha recibido modificaciones en dos ocasiones.

A lo largo de la historia, la masonería ha sido perseguida en multitud de ocasiones a causa de su tolerancia y laicidad. Con la Iglesia Católica mantuvieron una enemistad irreconciliable a lo largo de los siglos. Tal fue la persecución que, en muchas ocasiones, los masones tuvieron que pasar a la clandestinidad. Seguramente venga de ahí la percepción de la sociedad como secreta. En España, se la culpó de la pérdida de las colonias de Cuba y Filipinas y estuvo a punto de desaparecer en aquellos años. Con Franco, la condición de masón ya justificaba el encarcelamiento y las grandes instituciones masónicas de la época tuvieron que exiliarse.

El lema de la masonería, como ya se ha comentado, esFraternidad, Libertad e Igualdad. Se trata de una sociedad que busca la mejora personal, partiendo de la visión del ser humano como una piedra en bruto que hay que pulir. Esto se consigue a través del conocimiento, la filosofía, el debate, la reflexión y la búsqueda de la verdad. Mediante esta tradición recopilada durante tantos años, usan los rituales y los símbolos como medio para llegar a esta mejora. Pero que nadie piense en rituales similares a orgías satánicas o cosas parecidas. Para que el lector se haga una idea, el ritual de iniciación para entrar en la masonería consiste en conducir al aspirante a una habitación oscura en la que, durante unos minutos, debe reflexionar sobre por qué quiere ser masón. Al acabar, expone sus conclusiones a los demás masones.

La masonería no apuesta, sin embargo, por la mejora de la sociedad. Lo único que pretende es influir en sus miembros y éstos, gracias a los valores que han aprendido en las logias (así se denominan los sitios donde se reúnen y la forma de organización principal), aportan su granito de arena para la mejora social. A pesar de esto, sí suelen cooperar y ayudar a ONGs.

Los masones se tratan a sí mismos como hermanos, y se dividen en grados, siendo los tres primeros los de aprendiz, compañero y maestro. Los grados superiores, gracias a su experiencia, sirven de ejemplo a los grados inferiores. Ésta es la única diferencia entre los masones, pues se tratan como iguales sin importar su condición social o creencias. Para evitar enfrentamientos con hermanos, las logias adscritas a la Gran Logia Unida de Inglaterra prohíben hablar en ellas de política o de religión. La masonería adscrita a esta Gran Logia, llamada regular, tampoco permite la entrada a ateos ni a mujeres. Al lector le chocará este hecho, pues cómo es posible que una sociedad tan progresista ya desde sus inicios prohíba estas dos características. La respuesta se encuentra en que, como ya se ha comentado, la masonería da una gran importancia a la tradición y al hecho de mantenerla intacta. En las Constituciones de Anderson no se permite la entrada ni a mujeres ni a ateos, y así es como debe mantenerse.

Para mujeres y ateos hay una alternativa: la masonería irregular (oficialmente llamada liberal y adogmática, pues el adjetivo “irregular” suele usarse en clave despectiva). Esta masonería, nacida en 1877 cuando el Gran Oriente de Francia (una institución de tamaño similar a la Gran Logia inglesa) suprimió la necesidad de creer en un ser superior (el llamado Gran Arquitecto del Universo) y la prohibición de hablar de política y religión en las logias, es más abierta que la regular, y admite a ateos y a mujeres. Para los masones más ortodoxos, sin embargo, ésta no es verdadera masonería, pues no respetan las tradiciones tal y como nacieron.

Antiguamente, cuando uno quería hacerse masón, lo más sencillo era conocer a uno. Hoy en día, sin embargo, Internet permite visitar la web de las distintas logias que existen y pedir la iniciación por correo. El proceso, sin embargo, suele tardar, como mínimo, un año. Es necesario tener 21 años y pasar distintas entrevistas, así como presentar recomendaciones de los allegados.

En España, la masonería apareció el 1728 cuando el duque de Wharton fundó la primera logia en Madrid, destinada a masones ingleses que se encontraban viviendo en España. En la actualidad, las principales instituciones masónicas españolas son la Gran Logia de España (adscrita a la Gran Logia Unida de Inglaterra) y la Gran Logia Simbólica Española (adscrita al Gran Oriente de Francia).

 

 

Para saber más:

SÁNCHEZ FERRÉ, Pere (2008): La maçoneria a Catalunya (1868 – 1947). Volúmenes 1 y 2. Barcelona: Editorial El Clavell.

Masón Iconoclasta, Origen y significado de algunos términos masónicos, en:http://elcaminodelamasoneria.blogspot.com.es/2010/05/origen-y-significado-de-algunos.html

Masonería BCN, blog con información general sobre la masonería: http://masoneria-barcelona.blogspot.com.es/

Entrevista a Óscar de Alfonso Ortega, Gran Maestro de la Gran Logia Española, y a Pere Sánchez Ferré, historiador de la masonería:

https://www.youtube.com/watch?v=JBPZvSIPA6E

 

Masonería.es, web con información de interés sobre la orden:

http://www.masoneria.es/

 

Web de la Gran Logia Simbólica Española:http://glse.org/historia/introduccion/

 

Web de la Biblioteca Pública Arús, un sitio ideal para conocer a fondo la masonería gracias a sus conferencias y a su vasto catálogo: http://www.bpa.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *