lunes, noviembre 20, 2017
La trivial > Política > El compromesso storico de Pablo Iglesias

El compromesso storico de Pablo Iglesias

El Partido Socialista anunció querer oponerse a la investidura como jefe de gobierno de Mariano Rajoy. Por su parte, Podemos abre el“compromiso histórico” y quiere tomar la iniciativa para formar una coalición de la izquierda: “Sí al acuerdo con los socialistas si aceptan el referéndum en Cataluña.” A raíz de las elecciones generales ganadas por el Partido Popular, la primera fuerza con un 28%, que no es capaz de conducir solo el país, dan inicio las negociaciones para la formación de la mayoría. Frente a las partes se encuentra un paisaje político que, desaparecido el bipartidismo tradicional ibérico, los analistas asimilan a la italiana. 

Pablo_Iglesias_Ahora_Madrid_2015_-_05_(cropped)
Pablo Iglesias

Pablo Iglesias toma la iniciativa y comienza a presionar a los socialistas. Hablando desde su cuartel general en el Teatro Goya de Madrid, el líder de la púrpura, pidió un “proceso de transición que lleva a un compromiso histórico.” Condición sine qua non, el referéndum sobre la independencia de Cataluña. “No hay duda de que el referéndum es esencial para construir un nuevo proyecto histórico y un nuevo proyecto común”.

 

La expresión compromiso histórico, retórica, propagandística y muy del agrado del periodismo italiano, la acuñó, en los años setenta, Enrico Berlinguer, secretario general del Partido Comunista Italiano. En un artículo en la revista ‘Rinascita’, publicado poco después del golpe de Estado en Chile en 1974, abogaba por una política de amplios acuerdos que evitase el choque frontal en la sociedad italiana y facilitase cierto entendimiento entre los comunistas y los democristianos. Berlinguer temía que el golpe militar en Chile contra el gobierno socialista de Salvador Allende, auspiciado directamente por Estados Unidos, endureciese la confrontación política en toda Europa y colocase Italia al borde del drama. Berlinguer subrayó entonces que ningún cambio social importante podía llevarse a cabo con la mitad más uno de los votos y que eran necesarios consensos mucho más amplios.

Enrico_Berlinguer
Enrico Berlinguer

En el XIV Congreso(1975), Berlinguer señaló que el compromiso histórico es una estrategia de gran envergadura, no reducible a la solicitud de participación comunista en el gobierno; Se trata de “un terreno más avanzado de la lucha” y “un desafío” a las otras fuerzas democráticas. En esencia, se trata de una propuesta para superar el anuncio conventio excludendum contra el PCI. Evitar un acuerdo explícito o de tácito entendimiento entre algunos agentes sociales, económicos o políticos, que tiene como fin la exclusión de una determinada fuerza de ciertas formas de asociación, la participación o colaboración. La expresiónconventio excludendum, muy utilizada en el lenguaje político italiano, fue acuñada en los años setenta por Leopoldo Elia, político y jurista italiano, para denunciar la negativa persistente de muchas fuerzas políticas, sobre todo los cinco partidos DC-PSI-PSDI-PLI-PRI, a considerar el partido comunista como posible fuerza democrática de gobierno.

 

En la DC, por su parte, el equipo de dirección había cambiado, y el nuevo secretario Zaccagnini estaba más abierto al diálogo con los comunistas. En vísperas de las elecciones de 1976, Berlinguer planteó la propuesta de “un gobierno de unidad democrática”, una especie de Gran Coalición que comprendiera “todos los partidos democráticos y populares incluyendo al PCI “, invitando a los electores a debilitar la DC. Para alterar la correlación de fuerzas. La DC, por su parte, desempolvó el viejo anticomunismo de la iglesia y los grandes empresarios. Unos días antes de la votación, Berlinguer afirmó que en Italia había que construir “el socialismo en libertad”, por lo que se sentía “más seguro en el bloque occidental y por lo tanto dentro de la OTAN “, una afirmación que llevaría revuelo.

Andreotti_1991
Giulio Andreotti

Las elecciones, al final, tuvieron “dos ganadores”: el PCI, que llegó a 34,4%, y la Democracia Cristiana, con el 38,7%. Por primera vez un comunista, Ingrao, fue elegido presidente de la Cámara, y para el PCI también fueron las presidencias de varios comités. El gobierno, sin embargo, fue para un democratacristiano llamado Giulio Andreotti. Para conseguirlo, se requirieron las abstenciones del PSI, PSDI, PRI, y, decisivamente, del PCI: se lo llamaría el gobierno “de la no desconfianza”. Luego seguiría la experiencia de la “solidaridad nacional”. La DC, de esta manera, trató de “ganar tiempo concediendo tan poco como fuera posible”. Para los comunistas, “fue un acuerdo provisional sugerido por la gravedad de la situación”.

 

De hecho, Italia se encontraba a merced de la crisis económica que el gobierno trataría de solucionar con una serie de medidas anti-inflacionarias, que también el PCI sostendría. Para Berlinguer, sin embargo, la solución radicaba en una política de austeridad, que fuera a la vez portadora de “un nuevo tipo de desarrollo económico y social” y un cambio en la dirección política del país. Era necesario, creían en el PCI, “un nuevo mecanismo de desarrollo”, basado en la lucha contra el despilfarro, la planificación económica, nuevas políticas para el transporte escolar y de salud. Una mejor calidad de vida que insiriese “elementos de socialismo”.

 

En este punto, mientras que la situación social se agravaba y entre protestas de los trabajadores, el PCI se había distanciado del gobierno. El PCI, por lo tanto, estaba en problemas, de alguna manera “rodeado”, sin una posición precisa, no más de la oposición, pero tampoco en el gobierno. Sin embargo el camino era casi inevitable. Hizo un llamamiento a las demás partes a un “acuerdo político“, pero solo le concederían una moción conjunta. La resistencia política e institucional para el cambio constituía un “techo de goma”. La burocracia y lentitud italiana.

Aldo_Moro_Anefo
Aldo Moro

Durante dos meses, en el “terrible 1978”, se produjeron frenéticas negociaciones, reuniones, contactos, y entre ellas, las dos veces que se reunirían Berlinguer y Moro en secreto. El Secretario del PCI pidió a Moro que mediara como lo había hecho con el centro-izquierda, que pasase de la “democracia difícil a la democracia plena”; el líder democratacristiano, finalmente estaría de acuerdo con apoyar la entrada del PCI en la mayoría gubernamental. Se iba pues a la reunión oficial entre dos partidos, pero, al final, la nueva lista de ministros propuesta por Andreotti sería muy similar a la anterior, y no entrarían los comunistas. La dirección del PCI no estaba segura de qué hacer, pero el mismo día en que el nuevo gobierno debía presentarse en las Cámaras, Moro sería secuestrado por las Brigadas Rojas.

 

El secuestro y la muerte de Moro fueron el “lápida” compromiso histórico.

Enrico Berlinguer murió como consecuencia de un ictus que le fulmino el 7 de junio de 1984, mientras daba un mitin en la ciudad de Padua. Sus últimas palabras fueron para advertir que la sociedad postindustrial podía suponer el fin de la democracia conquistada por los trabajadores después de la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial.

Pablo Iglesias estudió en Italia, concretamente en Bolonia. Es un gran lector de Antonio Gramsci, un hombrecillo nacido en Cerdeña como Berlinguer. Dice el socialista y obrero, Felipe González, que vamos hacia una Italia sin italianos. A ver cómo funciona el compromiso histórico sin terrorismo.

Roc Solà
Història a la Autònoma de Barcelona. L'Enric Parellada em va obligar a crear un blog i des de llavors porto La Trivial al cor.
https://rocsola.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *