jueves, septiembre 21, 2017
La trivial > Sin categoría > El chirrido

El chirrido

Los grandes pensamientos están en contra de todas las doctrinas de conformidad. (Austin Osman Spare)

El chirrido

Estado laico y capilla católica en una universidad pública no son compatibles. Es sencillo. De estar viviendo en un país en donde los gobernantes fueran decentes, no tendría sentido leer las siguientes líneas. Sin embargo, al vivir en un país en el que se encarcelan titiriteros, en el que se juzgan trabajadores por hacer huelga y en el que algunos periodistas (afines al Partido Popular) de televisiones públicas tienen un sueldo millonario anualmente, sí debe ser relevante pensar y repensar la frase inicial del texto. Consiguientemente podemos principiar planteando la cuestión: ¿qué es coherencia?

A mi modo de ver, lo coherente define una acción precedida de un marco teórico. Al observar si la práctica está acorde o no con la teoría, se constata la respuesta. Al asunto hay que intentar ubicar dos conceptos más: público y laico. Lo público es propiedad del pueblo y está financiado por el gobierno y lo laico es el hecho de que una institución se desvincula por completo de la presencia de cualquier doctrina religiosa en su coordinación. Es un hecho que carece de coherencia si en un estado laico una institución pública como lo es una universidad alberga en su infraestructura una capilla, sea de la religión que sea. Cuando lo práctico y lo teórico no confluyen chirría. En suma, el chirrido es la incoherencia. El primer concepto molesta a todo aquel que sepa escuchar y el segundo a alguien que conozca la información del marco teórico y del caso práctico. Esto es, estado laico y capilla en la universidad pública, chirría. La incoherencia conlleva quejas.

Según Gregorio Morán, en una entrevista de La Circular, un elemento de la cultura española que no se ha valorado suficiente es “la coherencia, que no significa que uno siempre piense lo mismo, si no que los cambios se expliquen, que haya una coherencia de trayectoria”. No hay pues coherencia de trayectoria en el asunto que comento de capilla y universidad pública en un estado laico. Y como tampoco la hubo cuatro años atrás, gracias a Dios, jugando un poco con el significado de la expresión (no sé si equivocadamente o no) hubo gente que se manifestó en contra. “Las protestas legítimas y pacíficas me parecen bien”, dice Rita Maestre. Y aquí estamos. En el siglo XXI juzgando una acción que responde a la falta de coherencia de unos, intentando hacer creer a otros que el diablo existe y viste de morado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *