martes, octubre 17, 2017
La trivial > Sin categoría > “De algún tiempo a esta parte” en el teatro de la UAB

“De algún tiempo a esta parte” en el teatro de la UAB

Escrito en 1939 por Max Aub, De algún tiempo a esta parte es uno de los mejores monólogos del siglo XX en España según considera la crítica. Producido por Therkas Teatre, el monólogo fue representado, entre otros lugares, en el teatro de la Universidad Autónoma de Barcelona. Se encargó Esther Lázaro de la dirección y la dramaturgia de la obra, que a su misma vez interpretó el papel de Emma, protagonista y único personaje. No hay mucho que decir en cuanto al elenco siendo simultáneamente Lázaro directora y actriz del monólogo, pero sí es cierto que sus características físicas y rasgos de edad se adecuaban a Emma.

Aparece el personaje en escena barriendo el suelo con una escoba. Acto seguido empieza a hablar en la soledad con su difunto marido. Le explica cómo se encuentra, cómo se siente y cómo va todo en Viena, puesto que él ya no vive. Su esposo murió fusilado y Emma recuerda la vida que tenían anterior al Anschluss, la anexión de Austria a la Alemania nazi. Destaca en la obra la nostalgia y la soledad de la mujer, paralelamente a la incomprensible tragedia humana que supuso la existencia de Adolf Hitler. De hecho desconoce si su hijo formó parte de los Nacionalsocialistas, también muerto aunque en una cárcel de rojos en España. Por ello vive atormentada con tal incógnita. Fundamentalmente Emma cuenta a su marido cotilleos diversos hasta quedarse dormida y la acción se desarrolla en un solo acto.

La trama se articula de manera interesante. Logra plasmar la actriz el sentimiento que el autor supo transmitir en el texto, siendo justos y suficientes sus movimientos por el escenario. Sentada, mirándose al espejo probándose un abrigo ficticio, recogiendo libros o barriendo en ocasiones, permitió al espectador comprender sin dificultad alguna la intención del discurso. Pone en contexto aquella horrible situación, se posiciona abiertamente en contra y en cierta manera es aquí donde radica la crítica.

Y mientras sucedía todo eso, llovía. Reproducen el sonido de una lluvia tranquila, en algunas ocasiones más intensa y en otras más atenuada o incluso inexistente. Se reflejaba la sombra de una ventana al suelo que por el tono de la luz se podía interpretar que era de noche, tal y como indicó Max Aub en el texto. En cuanto a las acotaciones la representación no es muy fiel al texto, puesto que la Emma representada se sienta en un baúl, mientras que la del texto “aparece acurrucada en un gran sillón”. Sin embargo sí es fiel al texto en el resto del monólogo. Las pequeñas modificaciones de la interpretación producidas en las acotaciones no hacen que el monólogo pierda intensidad.

Un baúl, un espejo, libros desordenados tirados por el suelo y una moqueta, es la utilería aparecida en escena. Todo esto y una escoba, la cual Emma utiliza en ocasiones. Su vestimenta se adecúa a la época y condición social del personaje, vestida típicamente como una mujer de la casa. Entre otras tareas que ya hemos comentado, también de la escenografía y el vestuario se encargó Esther Lázaro. Acierta en los dos ámbitos al modificar en cierto modo la escenografía debido a la innovación de las acotaciones inicial y final del texto. El espejo por ejemplo consigue potenciar la actuación de la actriz cuando esta se mira en él imaginándose con un antiguo abrigo suyo.

En tres ocasiones del libreto se reprodujo una banda sonora. La música daba peso al discurso, lo hacía más emotivo y lo cargaba de sentimiento y nostalgia. Dicho suceso es exitoso en cuanto a sensaciones. Se aprovecha de que el espectador ya está sumergido en la trama para ayudarse a través de la música, en tres momentos distintos de la representación, a incrementar la nostalgia causada por el discurso de Emma. Precisamente hablaba de su hijo y recordaba antiguas anécdotas. Llegado al fin del monólogo, Emma, tras pronunciar sus últimas palabras –Pero algún día llegará la libertad- se duerme dentro del baúl. Asimismo acaba la representación minimalista tras el monólogo de hora y media sin descanso, hecho que se presenta como una dificultad añadida para la actriz que supera sin inconveniente alguno.

One thought on ““De algún tiempo a esta parte” en el teatro de la UAB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *